Kim Kardashian
Kim Kardashian en la gala The Vogue 100 en Londres. GTRES

La modelo y protagonista de su propio reality show Kim Kardashian ha asegurado en un artículo publicado en su página web que no quiere ser definida como feminista.

"Para mí, un feminista es alguien que aboga por los derechos sociales y las libertades de la gente, sin importar el género -declara la mujer de Kanye West-; cualquiera que crea que las mujeres deberían tener las mismas oportunidades que los hombres en educación, empleo, sus cuerpos y sus estilos de vida".

Eso no quiere decir que la reina de corazones estadounidense no quiera "empoderar a las mujeres. Obviamente, hay partes de mí que podrían hacer pensar que soy feminista: Trabajo duro, gano mi dinero, estoy cómoda en mi propia piel, y animo a las mujeres a ser abiertas y honestas sobre su sexualidad", aclara.

Kardashian no cree en las etiquetas, y afirma que demócrata, talla grande, pobre o bisexual "puede crear una separación entre la gente que cae en ciertas categorías. La lucha por la igualdad es sobre que todos los humanos sean tratados igual", remata.