Los padres que quieren llamar a su hijo Lobo presentan un recurso ante la DGRN
Los padres que quieren llamar a su hijo Lobo presentan un recurso ante la DGRN EUROPA PRESS

Los padres de Lobo, el bebé nacido hace 36 días que siguen sin registrar porque el Registro Civil de Fuenlabrada rechazó este nombre, entregarán mañana la documentación requerida por el mismo, aunque han denunciado este lunes su preocupación por la posibilidad de que un juez haya impuesto ya otro nombre a su hijo.

En una notificación recibida hoy, el registro fuenlabreño da a los padres dos días de plazo para acreditar que han presentado un recurso ante la Dirección General de los Registros españoles contra el rechazo del nombre por el registro municipal, según ha explicado el padre del bebé, Ignacio Javierre.

"Nos comunican que se han enterado por los medios de comunicación que hemos presentado el recurso ante la Dirección General, ya que de forma oficial no tienen notificación, y nos dan dos días de plazo para que acreditemos la interposición del mismo antes de dar traslado al juez", ha dicho el padre que se teme que un magistrado ya "haya impuesto otro nombre".

De ahí que los padres entregarán mañana en el Registro de Fuenlabrada una copia del recurso presentado ante la Dirección General el 4 de agosto.

Una lucha de más de un mes

Javierre ha explicado que acaba de recibir una oferta de trabajo fuera de España y que, si la acepta, no puede viajar porque siguen "sin tener Libro de Familia, con un bebé de 35 días en situación de desamparo y sin ningún documento acreditativo".

Los padres "no han tenido acceso por escrito a las razones" por las que el registro fuenlabreño denegó el nombre, y en el ambulatorio de su barrio presentaron el formulario de petición de inscripción en el registro, dado que en Atención Primaria tienen garantizada la asistencia durante seis meses y que no han podido inscribir en la Seguridad Social al niño, nacido el 12 de julio.

El padre de Lobo no puede tener trabajo fuera de España  por no tener el Libro de Familia

Según Javierre, una funcionaria del registro fuenlabreño les comunicó por teléfono que el nombre de Lobo podía ser ofensivo y les pidió otro, algo a lo que no accedieron, por lo que la empleada pública indicó que el caso pasaba a un juez.

Tras ello, los padres recibieron un auto judicial, de 28 de julio, según el cual Lobo no era un nombre válido por lo que sería un juez quien determine cómo se llamará el bebé.

Recurrieron entonces ante la Dirección General de los Registros, después de que el director, Javier Gómez Gálligo, señalara que tras la presentación del recurso se admitiría el nombre.

La recogida de firmas abierta por los padres en la plataforma digital change.org alcanza ya los 28.200 firmantes.

En la petición, titulada "Queremos poder llamar a nuestro hijo Lobo" y que está dirigida a la dirección general, al Juzgado de Fuenlabrada y al Ministerio de Justicia, los padres justifican la elección del nombre por su "amor hacia este animal", que aúna "fuerza, astucia e inteligencia", además de estar extendido en otros países.