Los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han sido los encargados de la investigación, tras la alarma social generada por el vecino de la turística cala del norte de Menorca, que disparaba con una carabina a las cabras que pastaban por la zona.

Tras tener conocimiento los agentes de la aparición de una cabra hallada en el Camí de Cavalls, con un tiro en el cuello, la causa de su muerte, iniciaron la investigación y todas las gestiones oportunas, localizando así al presunto autor, quién

ha sido puesto a disposición judicial en calidad de investigado.