Desde la Policía han hecho esta observación, después de "en las últimas fechas se hayan presentado varias denuncias de esta índole, concretamente en Palma".

Según explica la Jefatura Superior en un comunicado es importante colgar la llamada porque "el secreto de estos secuestros es tener a la persona enganchada al teléfono". "No le dejan colgar para que en primer lugar no pueda pensar y para que no pueda ser localizada", explican.

De ese modo, "la víctima se encuentra bloqueada mentalmente y enganchada a los secuestradores que utilizan la manipulación para que la persona siga en todo momento sus indicaciones".

También animan a "ponerse en contacto con el familiar en cuestión y si no se localiza llamar al 091 porque le seguirán llamando", además de "poner una denuncia reflejando en la misma el número de teléfono desde el cual se realizó la llamada".

Cabe mencionar que los secuestros virtuales son una práctica delictiva mediante la cual "una persona recibe una llamada telefónica por parte de un desconocido, el cual le comunica que tienen secuestrado a un familiar suyo, y aprovechando la angustia y el desconcierto que genera dicha noticia, le exige una cantidad de dinero, manteniéndolo al teléfono para evitar que pueda contactar con su familiar y comprobar que se encuentra en perfecto estado".

MODUS OPERANDI

La Policía Nacional explica que las llamadas suelen ser a través de un número oculto o de un prefijo 0056 y "la gran mayoría de las veces llaman a números fijos, aunque algunas veces pueden contactar con móviles, y pueden decir directamente frases como 'tenemos a su hijo secuestrado'".

El cuerpo también asegura que "en ocasiones se pone un hombre o una mujer llorando diciendo que lo tienen secuestrado, haciéndose pasar por la presunta víctima", por lo que "ante estas llamadas pueden pasar varias cosas, como "que la persona no tenga hijos o los tenga en casa y cuelgue la llamada".

Otra posibilidad es que la víctima se crea el secuestro e incluso diga, sin darse cuenta, el nombre del familiar supuestamente secuestrado, el cual "será utilizado por los secuestradores durante el transcurso de la llamada para darle credibilidad a la misma".

Según la Policía, si la persona cree la llamada, le dirán que deje descolgado el teléfono fijo y que proporcione su número de móvil para "mantener a la persona colgada al teléfono mientras le dan indicaciones de donde tiene que hacer el ingreso y a quién".