Disturbios en Birmania
Disturbios en Birmania (AGENCIAS). AGENCIAS

El profundo deterioro de la situación política en Birmania y los ataques de su gobierno militar a la población fue abordado este miércoles por el Consejo de Seguridad de la ONU, que al final pidió "contención" a Rangún, pero evitó su condena por el desacuerdo de China.

"La situación interna de Birmania aún no representa una amenaza para la paz y la seguridad" internacional, afirmó el embajador de China ante la ONU, Guangya Wang, al término de la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió este miércoles, a petición del Reino Unido, ante el profundo deterioro de la situación en Birmania, donde las fuerzas de seguridad del régimen militar dictatorial reprimió de forma violenta varias manifestaciones pacíficas multitudinarias.

El diplomático estadounidense señaló que la posición de Washington ha sido la de "condenar la represión y solicitar la liberación de presos" políticos.

¿Sanciones al régimen de Rangún?

Por su parte, el embajador de China ante la ONU, Guangya Wang, señaló que la declaración del Consejo de Seguridad "refleja el denominador común" de las posiciones de sus miembros.

Al ser preguntado sobre la posibilidad de que el máximo órgano de la ONU impusiera sanciones al régimen de Rangún, el representante de Pekín respondió que "las sanciones no son de ninguna ayuda a la situación tal como está allí".

Poco antes, los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos emitieron un comunicado conjunto en el que instaban a China que ejerciera su influencia y "presionara" al régimen militar birmano para que cesen los actos violentos contra la población civil.

Estadounidenses y comunitarios, reunidos en Nueva York al margen de las reuniones de la 62 Asamblea General de la ONU, condenaron los actos de violencia de las autoridades de Rangún contra la población civil, pero los tres países de ese bloque que son miembros permanentes del Consejo (EE UU, Francia y Reino Unido) no lograron convencer a Pekín.