El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Sevilla, Javier Millán, ha criticado la "cobardía" del PSOE y el PP, señalando incluso una suerte de "omertá" o ley del silencio entre ambos partidos, ante casos como la presunta filtración de los exámenes de las dos convocatorias de empleo público promovidas en 2012 para cubrir puestos de la Policía Local o las irregularidades detectadas en el montaje de la Feria de Abril.

En una entrevista con Europa Press, Javier Millán ha manifestado que frente a la corrupción sólo cabe una permanente "exigencia de ejemplaridad" y en el caso del Ayuntamiento de Sevilla, Ciudadanos ha sentido una "enorme soledad" al demandar la adopción de "medidas quizá antipáticas o desagradables, pero ejemplarizantes, respecto a funcionarios públicos acusados de gravísimos delitos".

Y es que en el seno del Cuerpo de Policía Local, 37 agentes en activo figuran como acusados en la causa judicial relativa a la presunta filtración de los contenidos de los exámenes de las dos convocatorias de empleo público promovidas en el año 2012 por el Ayuntamiento hispalense, para cubrir puestos de la Policía Local. Uno de ellos, además, es el superintendente Juan José García.

Otros cuatro agentes, de otro lado, están acusados de defraudar hasta 5.038,75 en dietas de juicios en horario fuera de servicio, a los que no habrían asistido.

En paralelo, las actuaciones judiciales tramitadas por el Juzgado de Instrucción número tres de Sevilla en cuanto a las presuntas irregularidades descubiertas en el montaje de la Feria de Abril mantienen como investigado al que fuera responsable de dicha labor como jefe de los servicios técnicos de Fiestas Mayores del Ayuntamiento, Rafael Carretero. A él se le atribuyen presuntos delitos continuados de cohecho y malversación de caudales públicos.

LAS "SERVIDUMBRES"

Para Javier Millán, ante casos como los citados y las propuestas de Ciudadanos "ha funcionado fenomenal la pinza PP-PSOE, que se unen para tapar ciertas vergüenzas, porque tienen unas servidumbres que nosotros no compartimos".

Y es que ante la imputación de funcionarios públicos por hechos relacionados con el ejercicio de su función pública, Millán avisa de que en el Ayuntamiento de Sevilla se ha "omitido" supuestamente la opción de someter a tales personas a una "medida cautelar de suspensión de funciones, entretanto se resuelve el procedimiento judicial". "Es algo que se podría aplicar perfectamente", ha dicho.

Porque según avisa Millán, aunque la Justicia no aprecie la comisión de delito alguno en el caso de un funcionario público investigado, existe la posibilidad de que dicho funcionario sí haya incurrido en "una falta disciplinaria que no puede quedar impune".

"MUCHA COBARDÍA"

"Existe mucha cobardía. Para el político es muy cómodo refugiarse en que existe un procedimiento judicial, para no hacer nada, porque es mucho más cómodo no meterse en ese avispero", expone Javier Millán, para quien "casi todo el mundo está interesado en la omertá".

"Siendo conscientes de que la inmensísima mayoría de los funcionarios son honrados, cuando hay una sospecha de que alguno está acusado de delito en el ejercicio de su función pública, hay una cuestión que es la exigencia de responsabilidad disciplinaria, que es compatible con la responsabilidad penal", ha resumido el portavoz municipal de Ciudadanos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.