Tórtola europea
Tórtola europea ANDREJ CHUD

El Grupo Balear de Ornitología y Defensa de la Naturaleza (GOB)anima a los propietarios de terrenos donde actualmente se pueden cazar animales a que los declaren 'refugios de fauna', una figura jurídica que proviene de la Ley de Caza y que "consigue que no se cace dentro de la casa y posibilita así la tranquilidad y conservación de la fauna".

En un comunicado, el GOB explica que este lunes 15 de agosto comenzó el período de caza de "media veda", que se extenderá hasta el próximo 12 de octubre, el cual "permitirá la caza de conejos, liebres, torcaces, palomas salvajes, codornices y tórtolas europea y turca".

La entidad afirma que aunque el período de caza ya comenzó el pasado 26 de junio, "es ahora cuando se intensifica de manera evidente", y asegura que en Mallorca la densidad de cazadores triplica la media estatal por unidad de superficie, que la isla es "un territorio muy poblado", que "existen diversos usos como el agrario o el residencial" y que "hay pocos lugares donde la caza no esté permitida".

REQUISITOS

Por todo ello, el GOB propone la creación de refugios de fauna, los cuales "cumplen una función necesaria tanto para las especies cazables como las que no lo son", según informa el portavoz del Área de Conservación, Toni Muñoz, en declaraciones a Europa Press.

El GOB también recuerda a los propietarios que el requisito para poder declararlos es "contar con una superficie mínima de 10 hectáreas, que pueden pertenecer a un o a más propietarios siempre que haya continuidad entre las diferentes parcelas".

La entidad ecologista también apunta que la mayoría de refugios que ha impulsado en los últimos años "están formados por diversas parcelas, en algunos casos más de 50, de diferentes propietarios que se ponen de acuerdo para evitar la caza dentro de su casa".

Por último, el GOB informa de que ha contribuido "a la declaración de más de 50 refugios de fauna en Mallorca, ayudando a los propietarios a llevar a cabo la tramitación".