Según tales fuentes, después de que el pasado 28 de julio la orden de desalojo fuese aplazada un mes, al objeto de dar margen a una posible solución negociada al conflicto, la muerte del marido de esta mujer "altera" evidentemente la situación. "Las circunstancias han cambiado respecto al espacio que se necesita o los ingresos a computar, porque era él quien recibía la pensión", exponen desde el bufete de abogados Osuna.

A tal efecto, el bufete de abogados negociará el próximo martes "una vivienda protegida" para la anciana, o que la Administración local asuma "un porcentaje" del alquiler del nuevo hogar de esta mujer. Desde el bufete, en ese sentido, reconocen la disposición de Emvisesa a alcanzar un acuerdo.

Asimismo, estas fuentes han confirmado que al computarse los ingresos de la viuda junto con los de su hija, quien también estaría en una situación de vulnerabilidad social, "no se podría optar a una vivienda de urgencia tal y como había previsto Emvisesa, ya que superan el límite de ingresos". A esto, han añadido que tienen hasta el 28 de agosto, un mes después de la paralización del desahucio, para llegar a un acuerdo con las instituciones municipales.

Por su parte, el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, manifestó hace pocos días que "desde el primer momento, se le ha dado a estas personas las distintas posibilidades a nuestro alcance", poniendo sobre la mesa "una residencia para ser atendidos de modo permanente y estable y otras viviendas que se pudieran habilitar para sus circunstancias", si bien el matrimonio había "preferido seguir" en su hogar, al menos dado que "se consiguió un aplazamiento" del desalojo.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.