ATAQUE A HOSPITAL DE MSF
Yemeníes participan en Saná en una protesta prohutí contra el ataque aéreo a un hospital de Médicos Sin Fronteras. Yahya Arhab / EFE

Al menos 19 personas murieron y otras 24 resultaron heridas en un bombardeo efectuado este lunes por la coalición militar árabe contra un hospital de campaña de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el noroeste del Yemen, según la organización humanitaria.

Entre los muertos figuran dos empleados de la ONG, uno de ellos fallecido en el momento del ataque y otro que sucumbió a sus heridas, según informó MSF en un comunicado y en su cuenta oficial de Twitter.

"Después de cada ataque, MSF recibe confirmaciones de los protagonistas del conflicto en el Yemen de que no volverá a suceder", publicó la organización en esa red social.

Asimismo, difundió una declaración de su responsable de emergencias en el país árabe, Teresa Sancristóval: "No queremos palabras, cortesías o compromisos no cumplidos. Lo que necesitamos es una prueba de intención y un compromiso de que no habrá más bombardeos sobre centros médicos, personal o pacientes".

Sancristóval denunció que se trata del cuarto bombardeo a un hospital de MSF en menos de un año en el Yemen y que la guerra en el país árabe ha mostrado "cero respeto por los centros médicos y los pacientes".

Parcialmente destruido

El hospital de Abs, que recibe apoyo de la organización humanitaria internacional desde julio de 2015, quedó parcialmente destruido y todo el personal tuvo que ser evacuado.

En el momento del ataque había 23 pacientes en quirófano, 25 en la unidad de maternidad y 13 recién nacidos, detalló MSF, que agregó que el hospital cuenta con una sala de emergencia con 14 camas y es el principal de la zona occidental de la provincia de Hashah.

MSF aseguró que la localización del centro médico era conocida por las partes en conflicto, incluida la coalición árabe, que había sido comunicada en varias ocasiones de las coordenadas GPS del lugar.

"Sea intencionado o resultado de una negligencia, esto es inaceptable", afirmó Sancristóval en la nota, que urgió de nuevo a las partes en conflicto, especialmente la coalición militar, a no atacar centros médicos.

Otro ataque

El pasado 10 de enero, cuatro personas murieron al impactar un proyectil en un hospital de MSF en la provincia de Saada, vecina a Hashah y principal feudo de los rebeldes hutíes.

La coalición árabe, integrada por países musulmanes suníes, interviene en el Yemen en contra de los hutíes desde marzo de 2015, cuando éstos expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi del país.

Esta alianza suele negar o guardar silencio sobre las acusaciones de bombardeos a instalaciones civiles.

Hasta ahora no se ha pronunciado sobre Abs y solo en las últimas horas ha indicado que investiga el ataque a una escuela el sábado pasado en Saada.

MSF, que cuenta con 2.000 trabajadores en el Yemen, incluidos 90 extranjeros, opera en once hospitales y centros médico y ofrece apoyo a otros 18 en ocho provincias.