Este fuego obligó a desalojar a casi un millar de personas de sus viviendas y de un camping, y ha quemado en varios días en torno a 1.000 hectáreas.

Con esta desactivación, y la estabilización del fuego, ya no quedan en la comunidad gallega incendios activos de más de 20 hectáreas -aquellos de los que informa el Gobierno gallego- ni ninguno que entrañe peligro para núcleos poblados.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.