La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo
La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo EUROPA PRESS

El 36,4 por ciento de este importe, casi 96 millones, se abonó, por parte de los contribuyentes de Castilla y León, a través de la Oficina Virtual de Impuestos Autonómicos (OVIA), un porcentaje que casi triplica el que se registró hace una década, en 2006, cuando la tributación telemática mediante esta herramienta de gestión representaba "solo" el 12,7 por ciento del total ingresado.

La OVIA es la plataforma virtual habilitada en enero de 2004 por la entonces Consejería de Hacienda para "facilitar" a los ciudadanos el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y al mismo tiempo mejorar la eficiencia de la gestión interna, según informan fuentes de la Administración regional.

Esta ventanilla 'online' permite al contribuyente cumplimentar modelos de autoliquidación, presentar y pagar sus impuestos, solicitar aplazamientos y fraccionamientos de deuda, registrar recursos y alegaciones, requerir informes de valoración de bienes o hacer seguimiento del estado de su expediente a cualquier hora, durante los 365 días del año sin necesidad de personarse en las sedes de la Administración.

La implantación de trámites telemáticos se aplicó en un primer momento para las autoliquidaciones de los tributos cedidos a la Comunidad -ITP y AJD y Sucesiones y Donaciones- y en el año 2005 se incorporó la posibilidad de pagar declaraciones practicadas por la propia Administración y tasas gestionadas por otras consejerías del Gobierno autonómico.

Desde la puesta en marcha del servicio, la tributación por internet relativa a los impuestos y tasas que gestiona la Junta ha crecido exponencialmente, hasta el extremo de que la cuantía liquidada se ha elevado de 11,3 millones en 2004 a más de 199,7 millones el pasado año, lo que supone un incremento del 1.656 por ciento.

Esta evolución se ha observado también en el número de declaraciones giradas, que se ha multiplicado por más de 26 al pasar de 10.107 a 271.589 en el mismo periodo.

El avance más "abrupto" se ha producido entre los ejercicios 2013 y 2014, si bien hay que matizar que este salto obedece a un cambio en el criterio de liquidación de las tasas de la Consejería de Agricultura y Ganadería.

USO CRECIENTE

El balance de uso y funcionamiento de la OVIA es "especialmente significativo" si se atiende al principal gravamen que gestiona la Junta, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales -por la compraventa de vivienda y vehículos de segunda mano- y Actos Jurídicos Documentados -que afecta sobre todo a los promotores inmobiliarios por la enajenación de terrenos, la concertación de préstamos hipotecarios para la edificación o las declaraciones de obra nueva-.

Si se toma como referencia la última década, "cabe destacar" el incremento del 65 por ciento anotado en el número de declaraciones presentadas por internet, al pasar de 50.937 en el año 2006 a 84.225 en 2015.

Este aumento también se ha producido en el importe satisfecho (que asciende de 86,6 millones a 95,9 millones), aunque lo hace de forma más moderada (un 11 por ciento), aunque "hay que señalar" que en este periodo los ingresos totales por estos tributos se redujeron un 61,6 por ciento como consecuencia de la crisis económica.

Por este motivo y para evaluar "correctamente" el grado de "aceptación" de esta plataforma virtual "conviene" relacionar la cuantía que representa la tributación 'online' con el total de la recaudación.

Esta operación revela el creciente peso relativo que ha adquirido en la última década el pago telemático de impuestos, que en 2006 suponía el 12,7 por ciento del volumen ingresado por ITP y AJD y el año pasado superó el 36,4 por ciento, casi tres veces más.

La OVIA permite también a los contribuyentes presentar y abonar los impuestos de Sucesiones y Donaciones. Sin embargo, la utilización de este sistema informático para los trámites fiscales relacionados con las herencias es menor debido a la mayor complejidad en la gestión de este gravamen, para la cual los contribuyentes suelen utilizar los servicios de asistencia de las delegaciones territoriales de Hacienda para presentar sus declaraciones.

No obstante, y en relación con estos tributos, las estadísticas demuestran que la oficina virtual ha ganado adeptos y así, entre 2006 y 2015 el número de autoliquidaciones tramitadas se ha multiplicado por más de siete (al pasar de 705 a 5.268) y por más de tres la cuantía abonada (de 694.000 euros a 2,36 millones).

GESTIÓN MÁS ÁGIL

La Oficina Virtual de Impuestos Autonómicos también constituye un instrumento para los empleados públicos a la hora de asegurar la prestación de un servicio más "ágil, seguro y eficiente" al contribuyente.

Así, sus beneficios alcanzan a los ciudadanos que prescinden de las nuevas tecnologías y prefieren acudir físicamente a las delegaciones de Hacienda para formalizar sus trámites.

Por este motivo, una de las primeras funcionalidades que incorporó la OVIA en 2006 fue el pago telemático de impuestos, ampliado después a las tasas, desde las propias oficinas de la Administración.

Con ello, el ciudadano puede abonar la cantidad correspondiente ante el propio empleado público mediante el cargo en la cuenta que tenga abierta en alguna de las 16 entidades financieras colaboradoras y evitarse el desplazamiento a una sucursal para completar su gestión.

Posteriormente, en 2013, se implantó el modelo 046 para el pago de tasas y precios públicos, lo que implica que los funcionarios pueden asistir a los interesados en su cumplimentación y abono por internet.

Si el contribuyente prefiere el pago presencial, desde enero de este mismo año, puede presentar el formulario en cualquiera de las entidades financieras colaboradoras sin necesidad de acudir a la oficina designada por la consejería gestora de la tasa.

VENTAJAS PARA EMPRENDEDORES

Las ventajas de la OVIA se extienden al ámbito empresarial. En el año 2003, el Gobierno central puso en marcha el sistema Centro de Información y Red de Creación de Empresas (Circe), que permite efectuar todos los trámites de constitución de una sociedad limitada en el plazo de 48 horas a través de la interacción telemática de diferentes actores, como notarías, Registro Mercantil, Seguridad Social, la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT) y las comunidades autónomas.

Estas últimas tienen cedida la gestión del ITP y AJD, que en su modalidad de operaciones societarias grava la constitución y modificación del capital de las empresas.

La Junta se adhirió a este sistema desde sus inicios, a través de la adaptación de la plataforma OVIA, lo que "facilita" a los emprendedores de la Comunidad la presentación y abono telemático de este tributo, con lo que se contribuye a la política de simplificación documental y reducción de cargas administrativas. En 2015 se han presentado 233 solicitudes de constitución de empresas por el circuito Circe.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.