En una nota de la Junta,

el delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Juan Eugenio Ortega, ha señalado que la medida, que se prolongará durante 12 meses, se ha tomado de forma definitiva "y una vez que se ha atendido a todas las partes".

"Después de la muerte del quebrantahuesos por envenenamiento y de la certificación de los equipos de Medio Ambiente del uso de sustancias muy tóxicas como el carbofurano y aldicarb en estas dos zonas de Sierra Mágina, desde el Gobierno andaluz abrimos una investigación en la que hemos atendido a todas las partes implicadas y ha desembocado en la prohibición de cualquier tipo de actividad de aprovechamiento durante un periodo de 12 meses", ha destacado Ortega.

En concreto, en el coto 'Los Hurones' de Bedmar se ha prohibido cualquier tipo de actividad en todo el límite de la zona acotada excepto en el norte de la misma donde el límite de prohibición llega hasta el límite del parque natural.

En el coto de Albanchez de Mágina ocurre lo mismo, la zona sobre la que recae esta medida es la zona acotada excepto la parte norte de la misma en la que el parque natural marca el límite donde no se podrán realizar las actividades de aprovechamiento.

"Esto quiere decir que las tierras que pertenecen a los cotos y se encuentran dentro de este espacio natural protegido no podrán acoger ni la caza, ni el pastoreo, ni se podrá recoger ninguna planta, tampoco caracoles, durante el periodo establecido", ha señalado Ortega.

En este sentido, el responsable de Medio Ambiente ha resaltado la importancia que tiene la labor informativa para estos casos. "Por este motivo, vamos a colocar tablillas informativas en las zonas de mayor tránsito como las áreas recreativas, así como se va a intensificar la presencia de los agentes de medio ambiente para velar por el cumplimiento de las medidas e informar a la ciudadanía de lo ocurrido", ha remarcado.

Por último, Juan Eugenio Ortega ha indicado que el uso de estas sustancias tóxicas podría haber alterado el equilibrio ecológico de la zona y, por ello, se debe dar el tiempo necesario a la naturaleza para que recupere su situación habitual. "Estamos obligados a asegurar este equilibrio ecológico y, sobre todo, a velar para que acciones de este tipo no pongan en peligro la salud pública", ha señalado.

CONFIRMADO EL ENVENENAMIENTO DEL QUEBRANTAHUESOS

Tras el hallazgo de un cadáver de quebrantahuesos el 27 de abril en el término municipal de Bedmar, la Consejería de Medio Ambiente activó una investigación en la que los análisis de las muestras recogidas los ha realizado el Centro de Análisis de Diagnóstico de la Fauna Silvestre de Andalucía (CAD).

"Se han organizado un total de 16 inspecciones urgentes, entre el 28 de abril y el 2 de junio, en las que se levantaron 44 muestras y se realizó una necropsia al cadáver del quebrantahuesos", ha detallado Ortega.

Estas investigaciones concluyeron que el quebrantahuesos había muerto por envenenamiento con carbofurano y, además, han detectado que varios animales de esta zona estaban contaminados con esta sustancia y con aldicarb.

Consulta aquí más noticias de Jaén.