Una ermita que, en su historia, tuvo muchísima importancia ya que era el lugar donde se hacía anualmente el reparto de pastos, leña etc, entre los más de 20 pueblos de la zona. De ahí surge una romería, en la que participaron estos mismo pueblos, y que con la recuperación de las ruinas se ha retomado. Es decir, desde hace 13 años vuelven a subir a principios de agosto representantes de muchos pueblos a la Hermedaña, para compartir un rato de almuerzo, charla y amistad.

Desde la organización invitan a participar en este encuentro, en el que se podrá probar el 'zurracapote' de vino blanco de Sorzano, los lazos de hojaldre que, año por año, sube la Asociación PANAL y otros manjares llevados por otros pueblos. La entrega de la llave se hará este año de Entrena a Viguera.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.