Los hechos se produjeron en torno a las 11,30 horas de este miércoles, cuando dos patrullas que se encontraba en la Zona Sur y los agentes oyeron gritos procedentes de una vivienda de un bloque.

Allí, localizaron a una mujer pidiendo auxilio con la cabeza fuera de la ventana de la vivienda, cuando de pronto alguien tiró de ella hacia el interior. Los agentes subieron de inmediato mientras escuchaban desde la escalera los gritos de la mujer pidiendo socorro.

Al llegar al domicilio les franqueó el acceso un varón al que dos de los agentes pidieron que saliera de la vivienda. Los otros dos entraron al interior tras ser autorizados por la mujer, la cual tenía los labios inflamados y una herida sangrante, además de haber restos de sangre por el suelo de la vivienda.

La mujer declaró que había sufrido una agresión de su pareja, padre de sus hijas de seis y cuatro años de edad, con el que mantiene una relación sentimental desde hace ocho años. En una discusión, y según la Policía, este terminó agrediéndola y produciéndole las lesiones apreciadas, añadiendo que llevaba años sufriendo ataques similares, incluso delante de sus hijas, que en ese momento no se encontraban en la vivienda.

Los agentes ofrecieron a la mujer la posibilidad asistencia sanitaria, que rehusó, y le trasladaron el protocolo para formalizar denuncia. Los otros dos agentes preguntaron al varón por lo sucedido, manifestando este que la sangre procedía de un diente de su mujer que "tenía malo".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.