La Comisión Delegada de la Fundación Comillas ha autorizado este jueves la formalización de una operación de crédito a través del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF) para depositar los dos millones de euros que el Estado le reclama que devuelva de las subvenciones recibidas en los años 2011 y 2012.

De esta forma, la Fundación Comillas se asegura que no tendrá que pagar intereses por no depositar esa cantidad, en tanto se resuelve el recurso que ha presentado ante la Audiencia Nacional contra la revocación de las ayudas. Junto con ese recurso, se ha solicitado como medida cautelar no tener que ingresar esos dos millones.

En la Fundación Comillas espera que la Audiencia Nacional se pronuncie sobre esa petición cautelar en octubre, tal y como ha señalado a Europa Press el director de la institución, Manuel Preciado.

Si la Audiencia Nacional acepta las medidas cautelares solicitadas por la Fundación Comillas, el Estado tendrá que devolverle esos dos millones y además con intereses, ha destacado Preciado.

Paralelamente, en la Fundación Comillas siguen trabajando en el informe que sustentará la reclamación al Estado, inicialmente por vía administrativa, de 3,5 millones de euros correspondientes al cumplimiento del convenio de colaboración que el Ministerio de Educación firmó en diciembre de 2010 y que el Gobierno de España "rompió unilateralmente" en diciembre de 2013.

De acuerdo con lo aprobado el pasado mes de julio en la última reunión del Patronato, la Fundación Comillas reclamará 3,5 millones pendientes correspondientes a los años 2012 a 2015, y además, solicitará el cumplimiento del convenio hasta el año 2018, tal y como establecía el acuerdo firmado en 2010, en el que se contemplaba que el Estado subvencionaría la actividad con 3,6 millones de euros en los ejercicios 2016, 2017 y 2018.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.