En un comunicado, la Policía Nacional ha explicado que, en la mañana del pasado día 30 de julio, un ciudadano fue a recoger su vehículo, que había dejado aparcado el día anterior en ese calle, y vio que éste tenía roto el espejo del retrovisor del lateral del piloto, algo que denunció a la Policía.

Horas después, el propietario de otro coche, que había dejado aparcado en esa misma calle la noche anterior, acudió a las dependencias policiales para denunciar idénticos daños en su automóvil.

Una vez comprobados los daños en ambos vehículos, las gestiones practicadas por los investigadores policiales, encargados de este tipo de delitos, fructificaron con la identificación de P.Z.G., que, según la Policía, había sido visto por varios testigos esa madrugada, golpeando y posteriormente

arrancando los retrovisores a los dos vehículos afectados, que estaban estacionados en esa calle.

Por tal motivo los agentes policiales, le detuvieron en la mañana del pasado miércoles por un delito de daños intencionados.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.