Según han informado en un comunicado, la operación se inició el pasado junio tras la detención de dos personas de nacionalidad pakistaní, las cuales se dedicaban a la introducción y distribución de sustancias estupefacientes en las zonas de ocio de esta localidad.

Con esta detención se intervinieron más de 100 gramos de cocaína, 20 de MDMA, 500 gramos de marihuana, un gran número de comprimidos de éxtasis y más de 3.000 euros en metálico que habían sido ocultados en varios pisos situados en la calle Punta Ballena.

Posteriormente, a principios de agosto, se detuvo a otras dos personas y se llevó a cabo un registro domiciliario también en esta calle en donde se intervinieron diferentes cantidades de cocaína y marihuana, 1.500 euros y varios terminales móviles de última generación.

Tras esto, el pasado 4 de agosto de los corrientes se llevó a cabo la última detención, en cuyo registro domiciliario en Magaluf, se intervinieron diferentes cantidades de cocaína, MDMA y 1.000 euros, además de gran cantidad de utensilios para la manipulación y adulteración de las sustancias estupefacientes.

Con este servicio, han explicado, se dan por desarticulados cuatro importantes puntos de venta de drogas, situados en plena calle Punta Ballena de la localidad de Magaluf.

Una vez puestos a disposición judicial el Juez de Guardia decretó su ingreso en prisión.