Según ha informado el Instituto Armado en un comunicado, la mañana del 3 de agosto, una mujer se dirigía a su domicilio en este municipio mallorquín cuando fue abordada por el detenido, que se encontraba esperándola en una zona del camino.

Éste, tras amenazarla con una navaja, la introdujo en una caseta de aperos donde la agredió sexualmente y le causó heridas de arma blanca en manos y antebrazos, a consecuencia de la resistencia de la víctima.

Una vez consumada la violación, la víctima aprovechó un instante en que el autor salió de la caseta, para huir del lugar y refugiarse en la casa de una amiga.

Tras la denuncia presentada, la Guardia Civil de Artá, inició una investigación con la que logró detener, dos días después, al presunto autor de los hechos, quien tras pasar a disposición judicial ingresó en prisión.