La víctima presentó denuncia ante la Guardia Civil al haber recibido en los últimos meses comunicaciones, de empresas dedicadas al cobro de deudas, en las que le reclamaban el pago de dos préstamos personales solicitados y obtenidos por separado, desconociendo la fecha del trámite e incluso el importe de estos.

Manifestaba en su denuncia que no había solicitando esos préstamos, y que creía que estaba siendo objeto de una estafa, informa el Instituto Armado en una nota.

La Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Maracena, con los datos aportados por el denunciante, inició la investigación e identificó a las entidades que concedieron los préstamos y a través de estas se llegó también a la identificación del investigado como la persona a través de la cual se habían realizado los trámites para la concesión de los mismos.

Identificada esta persona, se comprobó que uno de los préstamos concedidos ya había sido abonado por ella, si bien el otro estaba pendiente y subiendo su importe por los altos intereses que tenía, ascendiendo el total de ambos préstamos a 8.605 euros, más los intereses que se estaban generando.

Para la solicitud de los préstamos, el investigado utilizó una documentación que la víctima en el año 2014 le había entregado para el trámite de una financiación al objeto de pagar, en varios meses y sin intereses, material que había comprado en el establecimiento que el investigado posee.

Falsificó además alguno de los datos de esa documentación. Por la Guardia Civil se procedió a la investigación del mismo como supuesto autor de un delito de estafa, y fue puesto a disposición judicial junto con las diligencias y documentación obtenida.

Consulta aquí más noticias de Granada.