Según ha informado la Policía en un comunicado, hasta el momento se han esclarecido cuatro robos perpetrados en viviendas del centro de la ciudad y se continúan las investigaciones para determinar su participación en otros 16 hechos de la misma naturaleza. Además tenía en vigor cuatro reclamaciones judiciales de distintos juzgados de varias ciudades.

Los agentes iniciaron las investigaciones tras tener conocimiento de varios robos con fuerza perpetrados en domicilios de la zona centro y que todos los hechos se habían producido entre las 12,00 y las 15,00 horas en la zona centro, mediante 'resbalón' o fractura de bombín, empleando un destornillador. Además, aprovechaban que los propietarios se encontraban fuera de los domicilios para sustraer dinero, joyas y ordenadores portátiles.

Policías del Grupo de Robos de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada habían establecido un dispositivo de prevención, en relación con robos con fuerza en domicilios perpetrados en la zona centro de la ciudad, en este caso mediante el 'resbalón' y la fractura del bombín, que condujo a los investigadores hasta el individuo, el cual estaba reclamado por varios juzgados de varias ciudades, por lo que extremaba sus medidas de seguridad dificultando la labor de los agentes.

Los policías observaron a un individuo con gorra y gafas negras que le cubrían parcialmente la cara y que se encontraba en actitud vigilante sobre varios inmuebles, llamando a varios pisos de porteros automáticos del centro de Granada, llegando a entrar en algunos portales y saliendo tras unos minutos.

Por tal motivo lo identificaron y comprobaron que se trataba de un conocido y activo delincuente, especializado en los robos con fuerza en domicilios, encartado en la comisión de varios robos de este tipo y a quien además le constaban varias reclamaciones judiciales por diferentes juzgados de varias ciudades españolas, por lo que fue detenido.

DOCUMENTACIÓN FALSA

El individuo trató de despistar a los agentes mostrándoles una documentación falsa al objeto de no ser identificado, no obstante la labor llevada a cabo por los policías impidió que consiguiera su objetivo y procedieron a su detención. Hechos por los que también se le atribuye una usurpación de estado civil, al hacerse pasar por otra persona y la falsificación del documento.

En el momento de la detención se le intervino un destornillador con síntomas de haber sido utilizado en la manipulación de cerraduras. Hasta el momento, se han esclarecido cuatro robos con fuerza en domicilios y se están investigando su participación en otros 16 hechos.

Entre otras recomendaciones que plantea la Dirección General de la Policía están asegurarse de que las puertas y ventanas de acceso a la vivienda quedan perfectamente cerradas con llave; así como, no abrir nunca la puerta del portal ni su propia puerta a desconocidos; acordarse de las ventanas que dan a zonas de patios, son los accesos que pasan más ocultos a la vista y, por lo tanto, son áreas especialmente desprotegidas y con un riesgo mínimo para los delincuentes.

Al mismo tiempo que también se sugiere que en caso de perder las llaves, se cambien las cerraduras, también si ocupa una vivienda en la que anteriormente vivía un inquilino. Además, siempre que se salga, aunque sea por un instante, se debe cerrar la puerta con llave; realizar un inventario que incluya los números de serie de fabricación de ciertos aparatos, marca y modelo, unas fotos que permita su identificación y, si es posible, dejarlos en una caja de seguridad con una marca que los identifique.

Por último, la Policía aconseja cuidar que la abundancia de correo en su buzón no delate su ausencia y pedir a portero, conserje o algún vecino de su confianza que retire la correspondencia con frecuencia.

Consulta aquí más noticias de Granada.