Alberto Alegría, secretario provincial AUGC
Alberto Alegría, secretario provincial AUGC EUROPA PRESS

De los efectivos que serían necesarios de acuerdo con un cálculo "muy conservador", según AUGC, en torno a 80 ó 100 serían para el área de seguridad ciudadana, para llegar así a una plantilla de 1.200. A ellos se sumarían una veintena más para tráfico, para alcanzar los 270 agentes, y lograr que la Benemérita esté así "en condiciones" de prestar el servicio que "merece" el ciudadano.

Pero de no incrementarse la oferta de plazas que se convoquen para cubrir la plantilla, algo "muy difícil" de conseguir por la crisis económica, otra posibilidad sería modificar el despliegue territorial de la Guardia Civil en Cantabria, suprimiendo determinadas unidades y reagrupándolas en otras.

Lo ha dicho así el secretario provincial de AUGC en la región, Alberto Alegría, en una rueda de prensa que ha ofrecido para denunciar la falta de personal en la institución porque "no se cubren" vacantes, algo que "se nota" todo el año -"es el pan de cada día"- pero que se vuelve "especialmente grave" en verano, cuando aproximadamente un tercio de los agentes están de vacaciones.

Esto, unido a las vacantes sin cubrir y las comisiones de servicio, y que obedece todo ello a "decisiones políticas", hace que a veces la Guardia Civil esté "desbordada" y los efectivos sean "incapaces" de atender las tareas encomendadas, fundamentalmente los agentes que trabajan en la calle, que están "en cuadro". Y por las noches, ha agregado, hay "muy pocos" efectivos.

Al hilo, Alegría se ha referido a un altercado ocurrido en la madrugada del miércoles al jueves de la semana pasada en Suances, día en que se produce una gran afluencia de jóvenes a la zona de ocio. Sobre las siete de la mañana, un guardia ha acabado "rodando por el suelo" con una persona que intentaba agredir a un policía local.

El agente de la Benemérita ha terminado en el hospital, operado y con el codo "destrozado", con un pronóstico "muy grave" ya que, según los médicos que le atienden, no va a poder "recuperar la movilidad". "No descartamos que esto vuelva a pasar", ha manifestado el portavoz de AUGC, que se ha hecho eco de comentarios de compañeros que manifiestan que están "vendidos en la calle".

Esta situación en el área de seguridad ciudadana, derivada de la falta de agentes y que hace que la efectividad se reduzca de forma "muy considerable", se repite también en tráfico, donde en ocasiones hay una patrulla para "cubrir media provincia".

CAMBIO DE DESPLIEGUE TERRITORIAL

En cuanto al cambio del despliegue territorial, Alberto Alegría ha considerado un "despropósito" y algo que "no tiene sentido" desde el punto de vista de medios materiales y humanos el hecho de que haya cuarteles con varios efectivos en municipios relativamente pequeños y muy cercanos a otros ayuntamientos más grandes y poblados.

Se trata, a juicio del secretario de AUGC, de un asunto de "lógica" que no supondría un gasto "significativo", y que únicamente requiere "voluntad política". En este sentido, ha señalado que algunos alcaldes reconocen en privado esta necesidad, aunque no quieren que durante su mandato se lleve a cabo el cierre de un cuartel, aunque ahora "muchos" estén cerrados prácticamente "todos los días".

De igual modo, Alberto Alegría ha considerado "muy triste que los sucesivos gobiernos por motivos de "rentabilidad política" se nieguen a adoptar ningún tipo de decisión al respecto, mientras los ciudadanos sufren las consecuencias de una situación "caótica" y "deficitaria".

"SÍ HAY DINERO, PERO PARA OTRAS COSAS"

El secretario de este colectivo, que agrupa a unos 500 agentes cántabros, ha rechazado la "manida" excusa de la crisis para incrementar las plantillas o acometer cambios en el Cuerpo, ya que "sí hay dinero", pero "para otras cosas", como desfiles o visitas a Lourdes, ha citado.

Además, ha dicho que en Cantabria se acometió un "gasto innecesario", que podría rondar los 200.000 euros, para construir unas gradas desde las que el público siga desfiles militares, que tienen lugar una vez al año o cuando un jefe toma posesión del cargo.

"Para eso sí hay dinero, pero para traer efectivos de otras provincias o pagar dietas no", ha censurado Alegría, que también ha contrastado que en eventos como el Día de las Instituciones, celebrado el pasado 28 de julio, había "un montón de patrullas". "Cuando hay políticos por medio, nunca faltan", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.