Todos los programas de prevención y asistencia se desarrollan a través de una red de 60 entidades públicas y privadas de la Comunidad, según ha informado la Consejería a través de un comunicado remitido a Europa Press.

El objetivo de todas estas acciones es "evitar los efectos físicos, psicológicos y sociales de las drogodependencias" mediante el refuerzo de la prevención del consumo de drogas, con especial énfasis en el alcohol, tabaco y cannabis, para disminuir los riesgos en el ámbito social y laboral.

La Junta financia centros, servicios y programas de más de una treintena de entidades sociales públicas y privadas que gestionan 13 centros específicos de primer nivel para todo tipo de drogodependientes; 17 asociaciones de alcohólicos rehabilitados; once centros de asistencia ambulatoria a drogodependientes; siete centros de día, de los cuales uno es específico para pacientes alcohólicos; ocho comunidades terapéuticas y dos centros residenciales de rehabilitación de alcohólicos.

A través de estos recursos, se atendió en 2015 a 2.181 drogodependientes en centros específicos de primer nivel; a 4.443, en centros de asistencia ambulatoria a drogodependientes; 579, en centros de día; 565, en comunidad terapéutica; 2.296 alcohólicos, en asociaciones de alcohólicos rehabilitados y 198, en centros residenciales de rehabilitación de alcohólicos.

Por otra parte, a través de los ayuntamientos y diputaciones se financian planes locales sobre drogas y programas prioritarios de prevención del consumo y de disminución de los riesgos asociados, este año 2016. Durante 2015, se apoyaron 14 planes municipales y ocho planes provinciales sobre drogas y se desarrollaron programas acreditados de prevención familiar universal, selectiva e indicada del consumo de drogas en los que participaron 2.888 padres, madres e hijos, de 2.371 familias.

Otra de las vías de trabajo en materia de drogodependencias es la relativa al ámbito laboral, en la que se cuenta con la colaboración de Cecale, UGT y CCOO. Los sindicatos dirigen las actuaciones, de forma prioritaria, a la formación de equipos de delegados sindicales y responsables de prevención para promover, en los centros de trabajo, intervenciones de prevención del consumo de drogas en la población trabajadora, asesoramiento y mediación en casos de trabajadores con problemas y su posible derivación a la red de asistencia a drogodependientes de Castilla y León.

En 2016, se potenciarán estas actuaciones en el ámbito laboral con guías y protocolos de actuación en alcohol o drogas en el trabajo, campañas de sensibilización y buenas prácticas, formación en talleres y escuelas taller sobre prevención o programas preventivos de tabaquismo.

Por su parte, la patronal pondrá en marcha un proyecto de sensibilización, información e intervenciones breves para consumidores de alcohol y tabaco. También se desarrollarán de forma conjunta jornadas sobre prevención laboral del consumo de drogas y acercamiento de los trabajadores drogodependientes a tratamientos especializados o talleres de formación de técnicos de prevención de riesgos laborales.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.