En concreto, las provincias donde más han crecido la solicitud de construcción de piscinas en el último año, han sido Baleares, Barcelona, Alicante y Toledo, mientras que en las otras tres provincias se han gestionado un 65% más de usuarios interesados en construir una piscina con relación al verano pasado.

"Tener una piscina propia ya no es algo inalcanzable, esto se debe a la evolución de materiales y alternativas que permiten construir en un tiempo reducido y un precio menor, por lo que en 10 días puede instalarse una piscina prefabricada por 3.000 euros que, aunque no será tan espectacular como una de obra, ofrecerá resultados muy óptimos y duraderos" destacan desde el portal.

En ese sentido, entre las ciudades que más se han interesado por construir una piscina, la mayoría son ciudades de costa, por el contrario a Navarra, Salamanca, Burgos, Cantabria, Álava o La Rioja,

que están entre las regiones que registran menos demanda de piscinas.