Frutas y verduras
Frutas y verduras, un componente básico de una dieta saludable. ARCHIVO

Un año de prisión. Esa es la pena a la que podrían enfrentarse los padres o tutores que impongan una dieta vegana a sus hijos menores de 16 años si sigue adelante un proyecto de ley presentado en el Parlamento italiano por la diputada del partido de centroderecha Forza Italia Elvira Savino, según recoge el medio La Repubblica. El texto, conocido ya como ley Savino, prevé penas de hasta dos años si los niños tienen menos de tres con el objetivo de "poner fin a las conductas alimentarias incautas y peligrosas".

Este proyecto, sin embargo, no denuncia únicamente el veganismo. La diputada critica, de hecho, cualquier dieta que no tenga "los elementos esenciales para el crecimiento". "Desde hace años, sobre todo en la última década, se ha extendido en Italia la creencia de que una dieta vegetariana, incluso en su forma más estrica, aporta beneficios a la salud del individuo", escribe en el prólogo de la proposición de ley.

La primera excluye de las comidas carnes y pescados, mientras que la dieta vegana suma a esos alimentos todo producto procedente de un animal, como quesos y huevos, un régimen que, en su opinión, puede producir una carencia de zinc, hierro, B12 y otras vitaminas necesarias para el crecimiento. "No hay ningún inconveniente en adultos. El problema surge cuando hay niños involucrados", añade. 

A pesar de que el proyecto de ley establece un año de cárcel para los casos más básicos, esa pena podría ampliarse a entre dos y cuatro años si la dieta impuesta causa una enfermedad o una lesión personal. Y de seis si fallece el menor.

Varios casos en Italia

La ley Savino ha desatado una oleada de críticas y ha abierto un fuerte debate en el país, ya que ha vuelto a poner de actualidad casos de niños veganos que sufrieron ingresos hospitalarios por la dieta, como el de un niño de dos años que fue hospitalizado en Génova en junio con un peso inferior al que debería y con carencias de vitaminas fundamentales, lo que puso en grave riesgo su salud. Su estado obligó a mantenerle en cuidados intensivos durante varios días. Finalmente se recuperó.

No hay ningún inconveniente en adultos. El problema surge cuando hay niños involucrados

El pasado mes de julio, sin ir más lejos, en Milán, unos padres perdieron la custodia de su hijo de un año que pesaba solo 5 kilos y presentaba signos de desnutrición, según informó el diario The Local. Y un poco antes, en mayo, un tribunal italiano dictaminó que una mujer de Bérgamo debía cocinar carne a su pequeño al menos una vez a la semana tras las quejas del padre del niño. Ella le había estado criando con una dieta macrobiótica.