En el lugar del siniestro continúan refrescando la zona tres cuadrillas terrestres y dos autobombas que han hecho el relevo a los efectivos que han estado trabajando durante la noche.

La gran cantidad de pacas de paja almacenada y el viento han complicado las tareas de control del incendio, cuyas causas aún se desconocen, aunque no ha afectado finalmente a ningún núcleo de población.

En la zona estuvieron desplazados, además de efectivos de Bomberos de Huesca y Almúdevar, medios terrestres y aéreos del Gobierno de Aragón y del Ministerio del Medio Ambiente.

Consulta aquí más noticias de Huesca.