El Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) ha descubierto un zoo ilegal con 150 animales exóticos que carecía de licencia municipal, según ha informado el Instituto Armado.

Además, un cocodrilo, dos búhos nivales y dos linces europeos no disponían del certificado de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

La alimentación de los animales presentaba grandes deficiencias

Otras anomalías detectadas en la instalación fueron que no contaba con un registro de altas y bajas de los animales, el lugar presentaba malas condiciones higiénico-sanitarias, y la alimentación de las especies presentaba deficiencias.

Los cinco animales que no tenían en regla su documentación quedaron depositados bajo responsabilidad del denunciado y propietario del lugar hasta que se dispusiese de un destino para ellos. Los hechos denunciados fueron puestos en conocimiento del alcalde de Sant Bartomeu del Grau, la Delegación de Medio Ambiente y la Aduana de Barcelona.