Investigadores de UC explican a los grupos por qué Cervantes debe ser peatonal y con tráfico restringido

  • Los autores del estudio encargado por el Ayuntamiento de Santander al Grupo de Investigación de Sistemas de Transporte de la Universidad de Cantabria (UC) sobre la circulación en la calle Cervantes han explicado este miércoles a los grupos políticos municipales las conclusiones alcanzadas, que determinan que "la mejor opción" para este vial pasa por peatonalizar el tramo de 150 metros que discurre entre las calles Cisneros y Jesús de Monasterio, permitiendo el tráfico restringido a residentes, taxis, autobús y vehículos de emergencias.

El concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, que ha participado en esta reunión, ha reiterado que las conclusiones del estudio "son contundentes", y establecen que la opción de un carril de circulación "colapsaría" el tráfico en el entorno y provocaría la saturación de la intersección con Guevara y Vía Cornelia.

En este sentido, Díaz ha recordado en un comunicado que la UC ha trabajado durante las últimas semanas junto a las asociaciones de vecinos y taxistas, para lograr "la mejor solución" tanto para la calle como para la redistribución del tráfico, y basándose en las dos posibles alternativas existentes para mejorar el vial: la peatonalización con tráfico restringido o mantener un solo carril para la circulación de vehículos.

En la reunión de este martes, los representantes de los distintos grupos municipales han conocido las conclusiones de los expertos para poder actuar en la calle Cervantes, así como una batería de actuaciones en varios viales de la zona que permitirán absorber el tráfico que soporta Cervantes y redirigirlo por calles alternativas.

Los expertos plantean dar salida a parte del tráfico desde la calle Cisneros hacia San Luis a través de las calles Florida, Rubio e Isabel la Católica; regular con semáforos los pasos de peatones de Lealtad, para ordenar los flujos que se redirigirán por este vial; y desplazar los semáforos de Calvo Sotelo situados justo antes y después del cruce con Lealtad, para aumentar la capacidad de absorción actual del tráfico que baja por esta calle.

Igualmente, proponen ajustes en la regulación semafórica en el cruce de Cervantes con Jesús de Monasterio y Pasaje de Peña, para adaptarla a los nuevos flujos de vehículos en este punto.

Díaz se ha mostrado convencido de que tal y como refleja el informe de la UC que se ha expuesto al resto de grupos, esta actuación "resolverá el estado actual de la calle y permitirá ganar espacio para el peatón sin empeorar el tráfico".

"Santander seguirá apostando por recuperar espacios para el peatón y devolver el dinamismo al centro, como podemos ver en las calles Juan de Herrera, Lealtad o la calle Rubio", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento