Adolfo Muñoz
Adolfo Muñoz EUROPA PRESS

El secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, ha denunciado una estrategia de "acoso" de Confebask hacia la mayoría sindical vasca que, a su juicio, se ha evidenciado con el acuerdo de negociación colectiva cerrado en julio, y cree que la patronal cuenta con la ayuda de un Gobierno vasco "muy propatronal".

En una entrevista concedida a Europa Press, Muñoz ha hecho esta reflexión en torno al acuerdo de negociación colectiva alcanzado por Confebask, CC.OO y UGT, con el apoyo del Gobierno vasco, en el que no renuncian a la firma de convenios de eficacia limitada y se comprometen a su difusión, ente otros puntos.

El acuerdo contó con el rechazo tanto de ELA como de LAB, un sindicato con el que Muñoz reconoce que tiene "desencuentros" que "no son fáciles", pero cree que ambas organizaciones "no deben competir" y, por ello, hará un "esfuerzo" por avanzar en la unidad de acción.

El líder de ELA cree que hay una estrategia de "acoso" por parte de Confebask contra la mayoría sindical vasca en la que "ayuda el Gobierno vasco". A su juicio, es algo que "aparece" en el texto del acuerdo y ha añadido que existe un "previo" y es "cuando Confebask, hace escasamente dos años, plantea al Gobierno español que se quite la condición de sindicatos a ELA y LAB".

"Y ahora viene esto y por una vía distinta. No te quitan la condición de sindicato, pero el Gobierno, con el mismo objetivo que la patronal, plantea eliminar eficacia a lo que los trabajadores han decidido. Es una bestialidad", ha agregado.

Muñoz ha reiterado que ese acuerdo "ni blinda ni quiere blindar los convenios vascos" y el objetivo es garantizar "la paz social" y "buscar el acuerdo con el más dócil y más barato".

"El acuerdo busca dar cobertura a la aplicación unilateral de las reformas que quiere la patronal", ha indicado Muñoz, que ha explicado que cuando se filtró el documento del Gobierno vasco sobre ese acuerdo tenían programada una reunión con el PNV para hablar de la "estatalización" de la negociación colectiva y la formación jeltzale les trasladó que "no tenía conocimiento" de ese planteamiento del Ejecutivo porque "no le habían consultado", pero cree que "finalmente lo ha hecho suyo".

A su juicio, la pretensión es intentar "romper las dinámicas de acción sindical" buscando una "minoría que siempre elige el empresario" y se trata de "eliminar referencias reivindicativas alternativas al modelo de las reformas".

"RADICALMENTE DECEPCIONADO"

Adolfo Muñoz ha afirmado sentirse "radicalmente decepcionado" con el consejero de Empleo, Ángel Toña, y ha lamentado que su "aportación a la democracia" sea apoyar a la patronal para que "elija la minoría" con la que pactar "saltándose las elecciones sindicales". Además, ha indicado que es "paradójico" y "da risa" que el Gobierno vasco diga que está "preocupado" por la negociación colectiva en el sector privado, cuando la suya "está hecha unos zorros, porque la ha dinamitado".

El dirigente de ELA ha indicado que el planteamiento que hace el Ejecutivo es el "golpe más antidemocrático que un Gobierno vasco y, en este caso nacionalista vasco, ha hecho a las relaciones laborales desde el inicio de la transición".

Por ello, ha afirmado que, desde hace mucho tiempo, ve un Gobierno vasco "muy propatronal" y "cada vez más antisindical". "Y nosotros creemos que el liderazgo de las posiciones más antisindicales en el Gobierno es del propio Urkullu y ahí entendemos el rechazo del lehendakari a reunirse con nosotros", ha manifestado.

Muñoz cree que este acuerdo es una "sanción" a los agentes que "no hacen suyo el modelo que define el Gobierno y esa sanción es quitar legitimidad a las mayorías sindicales y pasar por encima".

Asimismo, cree que también implica una "sanción económica", en la medida en que una de las partes del acuerdo tiene que ver con institucionalizar el diálogo social y ello "va unido a la financiación de las organizaciones que formen parte". "Si tú no estás en la legitimación de las políticas públicas, tú no cobras dinero", ha precisado.

Ello, a su juicio, explica la "entrada" de nuevo de CC.OO. en la mesa de diálogo social, donde había suspendido su presencia. Muñoz cree que su postura, "más allá de su interés en legitimar a las minorías" en la negociación, tiene que ver "con las fuentes de financiación que el Gobierno haya prometido".

Muñoz ha dicho que ELA no está en contra del diálogo social, sino que su mensaje es que, "con políticas unilaterales, no hay diálogo social" y en este momento, se está en una "gestión unilateral de retrocesos en la sociedad".

"Todos los gobiernos quieren paz social para liderar retrocesos y nosotros decimos que no les vamos a dar eso", ha apuntado. Muñoz ha denunciado, en este sentido, la "intolerancia" del Gobierno hacia una organización como ELA, que tiene una "autonomía financiera que le permite fijar una posición". "Y el lehendakari es intolerante en relación a aceptar que ese espacio tiene que ser respetado", ha añadido. A su juicio, el Gobierno vasco "solo acepta relaciones clientelares" y ELA se ha negado".

Muñoz ha afirmado que el "tiempo va a decir" qué pasará con ese acuerdo, pero ha advertido de que los sindicatos no son "agentes de tráfico que dan paso al cruce", sino que "el sindicalismo está para intervenir".

En este sentido, ha anunciado que ELA trabajará para dotar de "calidad" a la negociación colectiva y "atacar los elementos de precariedad que se instalan en el mercado de trabajo", y, para ello, la prioridad del sindicalismo es "organizativa".

Muñoz cree que una generalización de convenios de eficacia limitada llevará "a una situación de debilidad del movimiento sindical" porque, "cuanto más quorum requiere un convenio, más se constriñe la voluntad empresarial o del gobierno y más se encarece el convenio".

ELA Y LAB

Por otra parte, Muñoz da "mucho valor" a la respuesta conjunta de ELA y LAB a este acuerdo y a un modelo como el del Gobierno "sin contenidos y sin reglas de juego democráticas", lo que está "en las antípodas del marco vasco de relaciones laborales".

No obstante, reconoce que ambos sindicatos tienen "desencuentros" básicamente en dos ámbitos, uno en el de la interpelación a la política y otro el de la negociación colectiva y acción sindical.

En relación al primero, Muñoz ha asegurado que ELA defiende que "no es posible que exista izquierda en las instituciones, si no hay una interpelación sostenida y autónoma, desde fuera, tanto sindical y social". "En el pasado hemos tenido problemas en ese ámbito y ELA ha dicho que no es una organización instrumental de ningún partido", ha afirmado.

Por lo tanto, ese es uno de los ámbitos del que "deben hablar" y "resolver" y el segundo de los problemas está en la acción sindical y la negociación colectiva. Muñoz ha señalado que, tras el acuerdo cerrado y la "opción" por los acuerdos de eficacia limitada, ELA y LAB deberían analizar "el plus de contenidos" que pueden dar a su modelo sindical en la actual coyuntura.

Muñoz cree que hay "mucha gente en el país" que se "alegraría" de que

fueran capaces de resolver los desencuentros. "Y en términos sindicales, sociales y políticos, sin ninguna duda, todo lo que podamos hacer juntos va a ser mucho más eficaz que lo que está sucediendo ahora en el ámbito sindical, porque lo que tenemos por delante es muy complicado y no debemos competir ELA con LAB ni LAB con ELA", ha apuntado.

Por tanto, ha indicado que "ojalá" la unidad de acción entre ELA y LAB esté más cerca que hace unos meses y, por su sindicato, "no va a quedar". "Los desencuentros no son fáciles y es una obviedad decir que no es sencillo, pero nosotros vamos a hacer ese esfuerzo por intentar resolver esos temas y lo que ha pasado nos emplaza a que hagamos ese esfuerzo", ha asegurado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.