Según ha informado el Ayuntamiento en una nota de prensa, la actuación sobre el Palacio de la Buhaira, donde se ubica el centro cívico, ya se ha ejecutado en sus muros, "deteriorados por pinturas y grafitis", así como se está tramitando ante la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía poder intervenir también en los restos arqueológicos.

La primera de estas iniciativas ha consistido en la limpieza y protección antigrafitis de los muros, con productos especializados y con cargo al contrato específico que la Gerencia de Urbanismo tiene para este tipo de tareas.

Para ello se utilizan limpiadores ecológicos, libres de disolventes y biodegradables y no inflamables, así como protectores invisibles y permeables al vapor de agua, permitiendo que no se modifiquen los colores de los materiales. Los protectores son semipermanentes con una tolerancia de tres a cinco limpiezas tras la primera aplicación y una duración estimada de cuatro años.

Por su parte, el monumento a Fray Serafín de Madrid, obra del escultor e imaginero Luis Álvarez y ubicado en la Gran Plaza, revela claros síntomas de deterioro, debido fundamentalmente a su exposición continua a la lluvia y el sol. Las patologías, tanto en el bronce como en la piedra, advierten de "la necesidad" de realizar actuaciones de conservación que frenen su degradación y mejoren su imagen.

El bronce tiene diversas tonalidades por la acción de los agentes medioambientales y manchas del bronce lavado por las lluvias se aprecian sobre el pedestal de piedra caliza. Todo el monumento se encuentra afectado por una capa de suciedad y polvo asentada en su superficie y en el pedestal, además, hay manchas que son depósitos residuales fuertemente adheridos. El crecimiento de los cipreses plantados a ambos lados del monumento dificulta, además, su percepción visual.

Por ello, el proyecto redactado por Urbanismo incluye tratamiento biocida, desbroce de ramas de los arbustos del entorno, diversos tipos de limpieza e impregnación de superficies, así como el sellado de juntas de unión y reposición de morteros siguiendo la textura y tonalidad cromática del pedestal.

Por su parte, la delegada del Distrito Nervión, Inmaculada Acevedo, ha recalcado la necesidad de estas intervenciones para evitar una mayor degradación del patrimonio del barrio y ha recordado la gran importancia histórica del Palacio de la Buhaira, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Consulta aquí más noticias de Sevilla.