Uno de los muchos ejemplares recuperados por la Unidad Verde.
Uno de los muchos ejemplares recuperados por la Unidad Verde. UNIDAD VERDE

Durante estos meses estivales es más frecuente encontrar algún reptil poco deseable. Así, en lo que va de año, la Unidad ha logrado capturar doce culebras en la capital, una cifra muy similar a la del pasado año por estas fechas. Algunas de ellas, en lugares tan insólitos como el maletero de un vehículo o enroscadas en una farola.

De escalera, bastardas o de agua son las más comunes. Pero qué hacer si no se sabe la especie, o algo peor, pensar que el ofidio que se ha colado en casa o en el coche pueda ser una pitón. Algo no tan descabellado, y que le sucedió a un zaragozano hace pocos días. Gracias a un móvil, una fotografía y un par de 'whatsapps', en minutos se sale de dudas.

El jefe de la Unidad Verde, Alberto Esteban, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que la Unidad que dirige dispone de un teléfono móvil permanentemente en activo -609 27 00 90-, al que cualquier zaragozano puede mandar un aviso, incluso consultar si debe o no actuar, eso sí, dependiendo del animal que se trate. En Twitter también están presentes en @AF_UnidadVerde.

En el caso del ciudadano que avisó hace unos días por el hallazgo de una serpiente, Esteban ha comentado que recibió la foto de la serpiente en su smartphone. "Enseguida vimos que se trataba de una especie común inofensiva". Pero, por si acaso "preguntamos a un grupo de expertos que nos echan un mano y que entienden mucho de ofidios, aves y tortugas".

El trabajo de esta Unidad se incrementa más cada año. La mayoría de llamadas que entran a teléfonos de emergencia o de atención al ciudadano de Zaragoza y que tienen que ver con problemas con animales, son atenidas por estos agentes medioambientales. La presencia en redes sociales y la incorporación del Whatsapp han "mejorado su visibilidad" y ahora "más zaragozanos nos conocen y nos llaman", ha asegurado Alberto Esteban.

LAS AVES, LAS GRANDES PROTAGONISTAS

Además del trabajo que realizan con los reptiles, esta Unidad dependiente del Ayuntamiento de Zaragoza, centra sus esfuerzos en intentar salvar a muchas aves que, por un motivo u otro, sufren golpes, caídas o envenenamientos. Los vencejos, autillos, aviones, mochuelos y cernícalos son las especies que en verano son más vulnerables.

Hace unas semanas se recogieron dos ejemplares de martín pescador que se habían estrellado contra las cristaleras del Spa de Ranillas, en la Expo. Algo que "no es inusual", ha dicho Esteban, quien ha apostillado que "son muchas las aves que se golpean con las vidrieras de grandes edificios", incluso, "en las paredes acristaladas de las pistas de padel", que son "auténticas trampas para ellos", ha añadido el agente medioambiental.

En lo que va de año, la Unidad Verde ha recogido a un total de quince polluelos de cernícalos comunes y decenas de vencejos, aves que sólo se posan cuando van a anidar. Todos han sido llevados por parte de los agentes al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de La Alfranca (Pastriz), en el que se calcula que cerca de un 25 por ciento de los animales que se trasladan a este lugar proceden de la ciudad de Zaragoza y de sus barrios rurales.

EL FINAL DE LAS COTORRAS ARGENTINAS

Uno de los aspectos más preocupantes en muchos lugares de la capital aragonesa ha sido la colonización de parques, urbanizaciones y zonas verdes por parte de la cotorra argentina. Una especie invasora que "ha ido a más en otras provincias y que, gracias al trabajo de esta Unidad, podría decirse que ha quedado resuelto en Zaragoza", ha manifestado Alberto Esteban.

"En la ciudad había más de 500 nidos y ello suponía varios miles de cotorras. Desde la Unidad Verde hemos ido controlando todos ellos y las cotorras argentinas han pasado de miles a unos pocos ejemplares".

Por otra parte, los agentes también se encargan en su día a día de solventar problemas con otras especies que habitan la huerta y riberas del Ebro, como jabalíes, castores (en la zona de Montañana), corzos e incluso, se han llegado a ver nutrias.

La Unidad Verde adquirió este nombre en el año 2010. Antes era conocida como 'Guardería de Montes'. Sus doce agente medioambientales, denominación que también ha ido evolucionando con el tiempo, dependen de la Agencia de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Consistorio zaragozano.

Entre las funciones que llevan a cabo se encuentra la de la recogida de animales, además de la atención a cualquier incidencia de carácter medioambiental, prevención de incendios forestales y gestión de elementos contaminantes.

Por otra parte, colaboran con los servicios de emergencias en las inundaciones que se producen en el municipio y durante el año vigilan las principales zonas inundables.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.