La Policía alemana investiga tres muertes en un centro de terapia alternativa contra el cáncer

  • El centro, Centro Klaus Ross, está situado en la localidad alemana de Brüggen-Bracht, cerca de la frontera con Holanda.
  • Las autoridades llaman todas las personas que en algún momento recibieron tratamiento a contactar con las policías alemana o neerlandesa.
  • El centro de medicina alternativa subraya que siempre se ha centrado en ofrecer "alternativas basadas en investigaciones sólidas".
Captura de la web del centro de medicina alternativa Klaus Ross.
Captura de la web del centro de medicina alternativa Klaus Ross.
KLAUSROSS.COM

La Policía alemana ha instado a los pacientes de un centro de medicina alternativa para el cáncer a contactar a las autoridades sanitarias después de que la semana pasada murieran tres pacientes, informan medios locales. El centro está situado en la localidad de Brüggen-Bracht, cerca de la frontera con Holanda.

"A pesar de estar a la espera de conocer, a través de exámenes médicos más exhaustivos, qué es lo que ocurrió exactamente, en estos momentos existe un riego concreto para la salud de los pacientes que se han sometido en este centro a un tratamiento contra el cáncer", alerta en un comunicado.

Las fuerzas de seguridad, apoyadas por la Fiscalía, han abierto una investigación contra el Centro Klaus Ross de medicina alternativa. Para ello cuentan con el apoyo de la Policía y la Fiscalía neerlandesas, ya que en esta clínica recibieron tratamiento también numerosos pacientes holandeses, indica el comunicado.

"Tanto las autoridades de aquí como las holandesas están preocupadas por posibles complicaciones médicas en más pacientes de esta clínica", subraya el comunicado, en el que se llama a todas las personas que en algún momento recibieron tratamiento en ese centro a reportarse ante las policías alemana o neerlandesa.

El centro se defiende

El primer caso de defunción fue dado a conocer el pasado lunes: una mujer holandesa, de 43 años, que había recibido tratamiento el 25 de julio murió el 30 en un hospital alemán después de quejarse de fuertes dolores de cabeza, presentar por momentos un estado de confusión y finalmente no responder a ningún estímulo.

El jueves, la Policía y la Fiscalía alemanas comunicaron la muerte de otros dos pacientes, ambas registradas en Holanda: una ciudadana belga de 55 años murió el 28 de julio después de haber sido tratada en el Centro Klaus Ross el día antes, mientras que un hombre, también de 55 y que recibió tratamiento ese mismo día, murió el 29.

Otras dos pacientes holandesas que se sometieron a un tratamiento en el centro de medicina alternativa de Brüggen-Bracht se encuentran ingresadas en un hospital. El Centro Klaus Ross, por su parte, lamentó el pasado miércoles en un comunicado en su página en internet la muerte "inesperada" de una de sus pacientes -la primera que se dio a conocer- y expresó sus condolencias a familiares y amigos de la fallecida.

El centro señala que la Policía está investigando lo ocurrido y en este sentido dice garantizar su total colaboración. Subraya que la clínica siempre se ha centrado, y lo seguirá haciendo, en ofrecer a sus pacientes "alternativas basadas en investigaciones sólidas".

"Lamentamos las sospechas lanzadas en los medios acerca de que la medicina alternativa y nuestra clínica en particular podrían ser responsables de la muerte de una de nuestras pacientes", agrega el centro, que asegura que las personas que acuden a su centro son informadas claramente acerca de que deben estimar también por su cuenta la conveniencia de los tratamientos tradicionales contra el cáncer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento