2 días en París
Julie Delpy y Adam Goldberg en '2 días en París'.

¿Quién dijo que a las grandes estrellas sólo les preocupaba salir guapas en la pantalla? Cada vez es más frecuente ver a actrices consagradas, respetadas y aplaudidas por su trabajo, jugarse el prestigio adquirido lanzándose a dirigir su propia película.

La última en apuntarse a esta selecta lista de intérpretes-realizadoras es Jada Pinkett Smith (Collateral, The Matrix Revolutions), la musculosa mujer de Will Smith, quien según FilmJerk debutará el 12 de noviembre como directora en The Human Contract, película que ella misma ha escrito. Su marido y James Lassiter serán los que pongan la pasta.

En Hollywood ya empiezan a estar acostumbrados a que las actrices les salgan respondonas y pidan hacer algo más que sonreír lánguidamente a la cámara. Nadie se extrañó cuando en 1996 Angelica Houston dirigió Bastard out of Carolina, un duro dramón sureño con el que captó la atención de la crítica. Después hizo la no menos dramática Anges Brown y se llevó el Premio de la Juventud del Festival de Cine de San Sebastián. De casta le venía al galgo.

Salma, una productora de éxito

Salma Hayek (Frida) no tenía los ilustres antecedentes familiares que Angelica, pero su The Maldonado Miracle, que hizo para la televisión, con Peter Fonda y Rubén Blades, pasó con buena nota el examen del público. Como productora televisiva su carrera está teniendo mucho más éxito gracias a la versión americana de Betty la fea.

Kate Hudson es una superestrella de Hollywood, gracias, sobre todo, a sus líos amorosos, a su padrastro, Kurt Russell, y su madre, Goldie Hawn. De espíritu inquieto, Hudson ya ha rodado un corto, Cutlass, para la versión americana de la revista Glamour y amenaza seriamente con ponerse a dirigir un largo. Apoyos económicos no le faltan.

Cher abordó el tema del aborto en 'Si las paredes hablaran'

De Cher es conocida su gran afición a dejarse acariciar por el bisturí, pero tiene otra faceta, como activista de los derechos de la mujer, que es menos conocida y que, sin embargo, dejó traslucir en el episodio que dirigió para el telefilme Si las paredes hablaran, en el que tres mujeres, en distintas épocas, tienen que hacer frente a un aborto.

Sarah Polley, antes de convertirse en la musa de Isabel Coixet en Mi vida sin mí o La vida secreta de las palabras, había dirigido un par de cortos que le habían granjeado el prestigio de sus colegas. Su puesta de la largo ha sido con Away from her, una película protagonizada por Julie Christie y Olympia Dukakis, que ha recibido excelentes críticas en EE UU. A España llegará estas navidades.

El gran éxito de Julie Delpy

Julie Delpy deslumbró con su belleza inmaculada en Blanco, de Krzysztof Kieslowski, pero en 2 días en París, estrenada hace un par de meses en nuestro país, se revela como una directora y escritora ágil, con gran sentido del humor y buen pulso cinematográfico. Se nota que Delpy aprovechó muy bien sus clases de dirección en la New York Film School y que el guión que escribió, entre otros con Ethan Hawke, para Antes del atardecer no salió bien por pura chiripa.