Según informa el Cuerpo Nacional de Policía, la primera de las detenciones tuvo lugar el miércoles en la calle Concepción, cuando los agentes patrullaban la zona centro y observaron a dos individuos, uno de los cuales, al percatarse de la presencia de las motos policiales, se separó rápidamente y comenzó a correr.

De este modo, cada agente siguió con su moto a uno de los individuos, uno de los cuales se introdujo en el interior de un establecimiento y se deshizo de un teléfono móvil que previamente había sacado de su bolsillo, al tiempo que salió a la calle de nuevo y fue interceptado por la Policía.

Al respecto, los agentes al preguntarle por el objeto que acababa de soltar en el interior del establecimiento, éste negó en un primer momento haber arrojado nada, si bien en segunda instancia reconoció que es suyo y que lo adquirió hace dos semanas aproximadamente.

No obstante, los agentes investigaron el terminal telefónico y comprobaron como el número IMEI del mismo se encontraba denunciado como sustraído en un robo con violencia acaecido la noche anterior. Además, las características del presunto autor de los hechos eran muy similares a las del joven en cuestión.

En vista de este hallazgo y dado que esta persona manifestaba incongruencias sobre la procedencia del mismo, dando versiones contradictorias, los policías detuvieron al mismo como presunto autor de un robo con violencia.

AMENAZA CON UNA BOTELLA

Mientras, la segunda de las intervenciones tuvo lugar el pasado viernes de madrugada, cuando los agentes patrullaban a altas horas de la noche por la Avenida del Aeropuerto y observaron a tres jóvenes corriendo por la mencionada vía desde la zona de Conde de Vallellano, al tiempo que uno de ellos al percatarse de la presencia policial arrojó rápidamente un objeto a una papelera.

Ante la extraña actitud del grupo, los agentes requirieron su presencia, si bien los jóvenes mostraron versiones contradictoras de su comportamiento. En ese momento, se personó en el lugar una pareja de policías locales, que informaron a los agentes que momentos antes habían sido requeridos a la altura de la Jefatura de Policía Local por dos jóvenes.

Dichos jóvenes manifestaron que cuando regresaban del Mercado de la Victoria se percataron que varios individuos se acercaban cada vez más rápido por sus espaldas, por lo que comenzaron a correr en dirección Avenida Conde de Vallellano, si bien en un momento dado se giraron y le preguntaron que qué querían de ellos.

Al respecto, uno de los jóvenes que perseguía a los otros portaba en su mano derecha una botella de cerveza, con la que supuestamente amenazó con golpearles en la cabeza, si no le daban el teléfono móvil y el paquete de tabaco que llevaban.

Así, ambas víctimas se sintieron intimidadas, por lo que le entregaron al portador de la botella de cerveza su paquete de tabaco y su teléfono móvil, al tiempo que se marcharon corriendo en dirección a la Jefatura de Policía Local.

Mientras, los policías nacionales se aproximaron a la papelera donde instantes antes uno de los ahora detenidos había arrojado un objeto, concretamente una botella de cerveza. También, llevaba una paquete de cigarrillos de la misma marca que la víctima manifestaba que había sido sustraído instantes antes, por lo que en vista de la situación los agentes detuvieron a los tres individuos como presuntos autores de un robo con violencia e intimidación.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.