Así, un trabajador afectado ha explicado a Europa Press que desde el pasado jueves 28 de julio, "el parque no está operativo" y el Ayuntamiento le ha remitido a la Diputación de Sevilla que le "devuelve las competencias prestadas", ya que ambos organismos firman un convenio de colaboración anual con respecto a la prestación del servicio de bomberos en la localidad.

Precisamente este pasado jueves cuando se cerró el parque, según la misma fuente, el alcalde de la localidad, Juan José Fernández Garrido (IU), "nos citó a dos trabajadores en el Consistorio y nos dio una carta de despido en la que se informaba de que se prescindía de nuestros servicios, así como en mi caso, me dio un finiquito de 800 euros por cuatro años trabajados".

Con respecto al resto de trabajadores, este afectado ha señalado que los citó el mismo día en "una reunión urgente" a las 19,00 horas, momento que supuestamente, tal y como ha indicado este bombero, habría aprovechado para "cambiar la cerradura del parque".

"El Ayuntamiento se acoge a que no tiene obligación de mantener esta instalación en un municipio menor de 20.000 habitantes", por lo que devuelve y delega las competencias prestadas a la Diputación, ha apostillado este bombero. Según la legislación, las competencias en materia de prevención y extinción de incendios recaen en la Diputación provincial en el caso de municipios de menos de 20.000 habitantes.

En el convenio de colaboración que el Ayuntamiento tiene con la Diputación de Sevilla y por el que se da una cuantía de 165.000 euros anuales, el Consistorio "tiene que cumplir un mínimo de requisitos", aunque el Ayuntamiento tiene "competencia directa".

De esta forma, según ha relatado este afectado por el cierre, el Ayuntamiento no invierte nada, sólo tiene que poner las instalaciones, la luz, el agua y el gasoil, mientras que del resto se hace cargo la Diputación.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.