La FVMP ha manifestado en un comunicado que tanto en el procedimiento empleado como el contenido de las cartas suponen "un ataque directo al principio de autonomía local".

"La comunicación del ministro Montoro no deja margen a los ayuntamientos afectados para reaccionar, que con un plazo de tiempo de 15 días ordena el cierre de empresas públicas sin contemplar cómo afecta a infraestructuras, personal y sobre todo a los servicios públicos de la ciudadanía", ha resaltado.

La FVMP duda de que este requerimiento "cumpla el principio de seguridad jurídica que debe regir toda actuación administrativa", ya que "deja en un escenario de indefensión a las entidades locales".

El presidente de la FVMP, Rubén Alfaro, quien ha manifestado su "apoyo" a los ayuntamientos que han recibido la carta de Montoro, ha denunciado el trato empleado a los alcaldes. A su juicio, "Montoro ha demostrado una vez más el poco respeto que tiene a los ayuntamientos, anunciando apercibimientos y señalando denuncias ante la posible resistencia".

Para Alfaro, "esta embestida de Montoro es una más que va en línea con la LRSAL, atacar los servicios públicos y la administración local".

Al mismo tiempo Alfaro ha mostrado su "enfado" por no respetar la consulta con entidades como la FVMP, la cual preside, que representa y defiende los intereses municipales.

Rubén Alfaro asistirá este martes a la reunión que ha convocado el director de Administración Local, Antonio Such, para coordinar las acciones a realizar y estudiar los casos de los ayuntamientos afectados. Según Alfaro, "el objetivo es no abandonar a las entidades locales y decirle a Montoro que las cosas no se hacen así y la FVMP no va a permitir la indefensión de los alcaldes de la Comunitat".

Consulta aquí más noticias de Valencia.