Lo ha indicado hoy el alcalde, Iñigo de la Serna, que ve "absolutamente razonable" la queja de los vecinos que viven en esta céntrica zona de la ciudad.

A preguntas de los medios sobre estas quejas, el regidor ha admitido que el 'botellón' es "un problema que está ahí" y ha indicado al respecto que "todos" los sectores implicados -administraciones, ciudadanos, hosteleros, etc.- coinciden en que es "muy difícil" controlar la presencia de jóvenes que se reúnen en un espacio público como es la plaza de Cañadío para beber en la calle.

De todas formas, y ante las quejas vecinales, ha señalado que el Consistorio va a "redoblar esfuerzos" y va a "buscar fórmulas" para limitar la presencia de gente bebiendo en la zona, adoptando medidas como el incremento de la presencia policial.

Aún así, Iñigo de la Serna ha precisado que la actuación de la Policía es "el último eslabón" para combatir el 'botellón', y ha recordado "escalones previos" para tratar de erradicar esta práctica, relacionados con la educación o la familia, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.