Seseña
Resultado del incendio del vertedero de neumáticos de Seseña (Toledo). EFE

La juez de Valdemoro (Madrid) que investiga el incendio del cementerio de neumáticos de Seseña (Seseña) ha solicitado a varias compañías telefónicas que identifiquen a los números de teléfono móvil que hicieron llamadas o mandaron mensajes desde esa zona la noche en la que se inició el fuego (13 de mayo) y las dos anteriores, según informa la Cadena Ser que ha tenido acceso al auto del caso fechado a 27 de julio.

La magistrada recoge en su escrito la información de la Guardia Civil y, según el medio citado, deja claras sus sospechas de que el incendio fue provocado. Los incidios que tanto la jueza como el instituo armado manejan para esta hipótesis es la presencia de un coche desconocido cerca del cementerio horas antes de que se inciara el fuego, que fue capatado por las cáramas de seguridad de las vías del AVE Madrid-Valencia. El vehículo fue captado media hora antes de la primera llamada a Emergencias.

La Guardia Civil apuntaría a que en ese coche viajaría alguien que podría tener información valiosa sobre el orígen del fuego o incluso el presunto culpable. La jueza también respalda esa teoría porque coincidirían con el testimonio de dos testigos que "observaron a dos personas sin identificar, andando por las proximidades", según informa la SER.

Por ello, la jueza ha ordenado a cuatro compañías telefónicas que remitan un listado de "llamadas entrantes y salientes, SMS y cualquier tipo de conexiones de datos" que hayan pasado por 152 repetidores entre las ocho de la tarde y las tres de la madrugada en la noche del incendio y las dos noches anteriores para intentar localizar a los responsables.

El fuego se originó en la madrugada del 13 de mayo en el principal vertedero de neumáticos de Europa, repartido entre Seseña y Valdemoro, zona en la que prendieron las llamas y en la que los investigadores han centrado las pesquisas.

El incendio tardó casi un mes en ser extinguido y, desde el primer momento, los investigadores han sospechado que fue premeditado, máxime cuando los días anteriores había llovido en la zona, lo que aumenta la complejidad de prender fuego a un material de difícil ignición pero más difícil apagado.

El intenso humo negro generado por la combustión de los neumáticos obligó a evacuar durante un día a la población de El Quiñón, la urbanización diseñada por "El Pocero" que se encuentra a menos de medio kilómetro del incendio, y cuyo colegio permaneció cerrado durante casi tres semanas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.