Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín --uno de los grandes bastiones de Pablo Escobar en Colombia-- ha señalado que "el mundo entero debe saber que Pablo Escobar no es un ídolo", ya que el hecho de que sea reconocido como tal supone "apología del delito", tal y como ha detallado en un mensaje de Twitter este sábado.

De esta forma ha regañado Gutiérrez al cantante puertorriqueño J. Álvarez, que visitó el país durante la fiesta anual de las flores que se celebra en Medellín vistiendo una prenda que hacía ilusión al afamado capo de la droga.

Este viernes, durante la apertura de la Feria de las Flores, Gutiérrez se mostró visiblemente molesto cuando vio aparecer Álvarez, que vestía una camiseta deportiva en la que se podía leer 'The Cartel' ('El Cártel') y en la parte trasera el nombre de Escobar junto al número 49.

Finalmente, el alcalde confrontó al 'reguetonero' y le explicó todo el daño que había supuesto la figura de Escobar para Medellín y para Colombia en general, por lo que el intérprete tuvo que pedir disculpas y acceder a cambiarse de camisa, tal y como ha destacado el medio RCN Radio.

Álvarez dio el concierto, tal y como estaba previsto, en el sector del Obelisco, donde previamente hizo un llamamiento a la población colombiana a huir de las drogas y de la delincuencia.

Escobar, que murió a manos de la policía en 1993, movió los hilos del tráfico de drogas del país entre los años 80 y 90 a través del cártel de Medellín, que perpetró numerosos asesinatos y secuestros con el fin de preservar su imperio.