Torbe
El actor y productor porno Torbe. AGENCIA ATLAS

El hombre de 47 años detenido en Sevilla por recibir en su móvil escenas pornográficas de una menor está relacionado con el director y productor de cine porno Ignacio Allende, conocido como Torbe, que sigue en prisión. El polémico actor porno fue el que le envió las imágenes al arrestado, con las que pensaba ganar "mucho dinero".

Fuentes de la investigación han informado a Efe de que el arresto este sábado de F.J.M.L se produce en el marco de las pesquisas seguidas en la Operación Universal que condujeron a la Policía a detener a seis personas a finales de abril, entre ellas Torbe, en prisión provisional acusado de delitos de pornografía, trata de seres humanos, blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda Pública.

Del análisis del material incautado en los distintos registros, explican las mismas fuentes, los investigadores descubrieron que Torbe había distribuido imágenes de contenido sexual y vídeos pornográficos a al menos una persona, ahora detenida y que cuenta con antecedentes por corrupción de menores.

Se trata de un amigo con el que Torbe mantiene desde hace tiempo relación y que le había ofrecido difundir a través de páginas de venta de material pornográfico los vídeos inéditos del conocido productor porno que éste no podía comercializar por su web al carecer de los permisos.

Torbe distribuía los vídeos por España, a pesar de que en los contratos se establecía que serían para otros países

Tanto Torbe como el detenido sabían, según las fuentes, que la protagonista del vídeo enviado era una menor o, si no lo conocían a ciencia cierta, sí intuían que lo era.

A pesar de ello, Torbe distribuyó las escenas con el convencimiento de que podía ganar mucho dinero con la víctima, hasta el punto que llegó a decir, señalan las fuentes, que "chicas como ésta salen una cada diez años".

Una vez que los vídeos comenzaron a distribuirse y hacerse populares, y ante el temor de que los padres de la menor le hubieran denunciado, Torbe intentó sin éxito comprar el silencio de la familia con 25.000 euros, además de intentar proponerles entrar en un negocio para ganar suculentas cantidades.

Torbe intentó silenciar a la familia con un soborno y después con chantajes

Sin embargo, y tras no poder contactar con ellos, hacia mediados de marzo, varios meses después de haber grabado los vídeos, el director urdió otro plan con el detenido en Sevilla para chantajear a la víctima y a su familia, una táctica habitual de Torbe, apuntan los investigadores, que acumula varias denuncias en este sentido.

El director formalizaba (en el caso de las menores no) una "suerte" de contratos de cesión de derechos completos e indefinidos con sus actrices que la Policía analiza por si pudieran vulnerar la legalidad vigente.

En dichos contratos, las actrices (que llegaban a cobrar unos 200 euros por escena) acordaban que sus imágenes no fueran publicadas en España, una condición que incumplía Torbe que colgaba en su web estos vídeos.

Los contratos establecían una cesión de derechos completos e indefinidos y podrían ser ilegales

Cuando las actrices se percataban, comenzaba de nuevo la extorsión. A cambio de retirar el vídeo, tenían que pagar una cantidad de dinero que podía llegar hasta los 6.000 euros y que lógicamente las víctimas no podían afrontar.

Ahora agentes de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y de la Unidad de Investigación Tecnológica y de la UDEF Central de la Comisaría General de Policía Judicial, en colaboración con el Grupo de Delitos Tecnológicos de Policía Judicial de Sevilla continúan el análisis del material incautado y no descartan más detenciones.

Las fuentes señalan que la investigación policial sigue abierta y "muy activa".