Los hechos ocurrieron en la plaza del Monasterio de Azuelo del barrio pamplonés de San Juan, donde el agente cenaba con su hijo de dos años en una terraza contigua, ha informado la Policía Foral en un comunicado.

Repentinamente observó cómo un hombre "agredía brutalmente a una mujer sentada en un banco, propinándole media docena de puñetazos en la cabeza y agarrándola de los pelos para tirarla al suelo, donde siguió pateándola en la cabeza y resto del cuerpo con intención homicida", ha señalado el cuerpo policial.

El agente se identificó como policía foral y se abalanzó sobre el agresor para inmovilizarlo en el suelo, donde el hombre intentó zafarse, rompiéndole la prenda superior. Paralelamente, solicitó la colaboración ciudadana para que los testigos pidieran refuerzos policiales a través del teléfono 112, movilizándose una patrulla de la Policía Municipal, que se hizo cargo del detenido y lo trasladó a dependencias para continuación de las diligencias propias del atestado.

La actuación finalizó activándose el protocolo habitual para casos de violencia de género: ofreciendo a la mujer la activación de acciones legales, apoyo psicológico y valoración médica, siendo trasladada inicialmente a un centro hospitalario para ser atendida por las heridas sufridas.

Consulta aquí más noticias de Navarra.