En declaraciones a Europa Press, la CHG ha recordado que el hallazgo de 19 ánforas con 600 kilos de monedas de bronce del siglo IV se produjo durante el inicio de la excavación de un metro de profundidad para introducir la conducción eléctrica de uno de los caminos que la entidad estaba construyendo en la zona para el acceso al Aula de la Naturaleza. Por tanto, la CHG hará la zanja para la acometida eléctrica en esta zona alta.

Asimismo, se continuará el proceso con las ejecuciones de los caminos próximos a las zonas de las lagunas del parque. Estos trabajos se retoman coincidiendo con los inicios también del proyecto de actividad arqueológica preventiva, un requerimiento que la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte en Sevilla había solicitado al organismo de cuenca para poder reanudar las obras.

Este proyecto de actividad arqueológica consta de dos fases. Por un lado, contará con un control arqueológico de las ejecuciones emprendidas por la CHG, y por otro, contempla la realización de una investigación preventiva, que consiste en efectuar sondeos para descartar nuevos hallazgos de restos arqueológicos en las zonas donde se tiene que excavar para colocar las plantaciones, que no se producirán hasta el mes de octubre, ya que el verano impide situarlas por las condiciones climáticas adversas.

EL HALLAZGO QUE PARALIZÓ LAS OBRAS

El hallazgo se produjo el pasado 27 de abril cuando trabajadores de la empresa pública Tragsa que ejecutaban las obras en el parque iniciaron la excavación de un metro de profundidad para introducir la conducción eléctrica de uno de los caminos que la CHG estaba construyendo en la zona para el acceso al Aula de la Naturaleza. Una vez descubiertos estos restos arqueológicos, los responsables de la obra trasladaron la información inmediatamente a la Guardia Civil, quien a su vez dio aviso a la Consejería de Cultura, que finalmente ordenó la paralización de las obras.

Las obras de recuperación del Parque Olivar del Zaudín, que cuentan con una inversión de 2,7 millones de euros, tienen como objetivo la adecuación de este entorno natural, de 45 hectáreas y situado al Sur de Tomares, para mejorar las condiciones de habitabilidad y la biodiversidad del medio natural, además de generar un uso sostenible de este espacio.

Estos terrenos se asientan en un entorno natural situado en la cuenca del arroyo Las Fuentes, con cuatro lagunas que, a su vez, cuentan con diversas especies de fauna (aves, principalmente) y flora, lo que supone un gran valor ecológico a conservar. Por tanto, según la CHG, esta actuación no pretende introducir un cambio radical en la constitución de este parque, sino compatibilizar su esencia natural con el carácter social de cualquier zona verde, para ponerla al servicio del disfrute de los vecinos.

Es por ello que la actuación contempla la recuperación y protección de la avifauna, así como la adecuación del arroyo y de las lagunas que salpican su curso, donde han proliferado especies tanto vegetales como animales.

El proyecto contempla, además, la instalación de una pequeña construcción de nueva planta de 200 metros cuadrados en un punto elevado y centrado del olivar, que se convertirá en Aula de la Naturaleza, un centro destinado a la enseñanza, divulgación y observación ambiental sobre el medio natural, donde se desarrollarán exposiciones y charlas destinadas a escolares y otros colectivos.

Los trabajos de este edificio se encuentran muy avanzados, al igual que la ejecución de los caminos que contempla el proyecto. De hecho, uno de los objetivos de esta actuación consiste en fomentar el uso público de este espacio, para lo cual se están acondicionando los caminos y sendas existentes, al tiempo que también se van a instalar pasarelas y se habilitarán paseos, todo ello con el fin de recuperar el dominio público de esta zona ambiental.

Además, está previsto instalar puntos-miradores del paisaje y observatorio de aves, así como estructuras para que aniden cigüeñas y aves de paso.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.