TÚNELES A 30 METROS DE PROFUNDIDAD
Con una longitud total de cientos de kilómetros que necesitará de un tiempo de 10 horas para ser cruzado en coche de un extremo a otro. ADMINISTRACIÓN NORUEGA DE CARRETERAS PÚBLICAS

En Noruega hay 1.190 fiordos, están protegidos por la UNESCO y son un símbolo de belleza nacional. Cientos de cruceros pasan por los fiordos cada año, por ello se necesita mejorar las conexiones de tráfico con el menor impacto ambiental en los fiordos. Actualmente los noruegos usan los ferries para cruzar el agua, pero se trata de un medio de transporte incómodo y que demora demasiado tiempo.

Por ello el país se ha planteado uno de los planes más ambiciosos: construir unos túneles flotantes sumergidos para ayudar a los viajeros a pasar las ciudades del país. Se trata de un proyecto sin precedentes, un nuevo concepto de túneles que quedan sumergidos en el agua y se sujetan mediante una serie de pontones flotantes y que podrá atornillarse al fondo del fiordo para proporcionar una mayor estabilidad.

Túneles flotantes en los fiordos noruegos

La obra consiste en instalar un túnel con dos tubos, uno para cada sentido de la marcha y cada uno de ellos sería a su vez lo suficientemente amplio como para albergar en su interior dos carriles de tráfico. Estará suspendido a 30 metros bajo la superficie del mar y con una longitud total de cientos de kilómetros que necesitará de un tiempo de 10 horas para ser cruzado en coche de un extremo a otro. El túnel arrancará en la localidad de Kristiansand y finalizará en Trondheim.

Túneles de cientos de kilómetros

En Noruega no puede construirse un puente convencional o un puente colgante debido a su clima impredecible, el paisaje rocoso y el hecho de que los buques de la Armada deben pasar por la zona para llevar a cabo sus maniobras.

La fecha de finalización del proyecto está prevista para 2035, ya que por el momento los ingenieros todavía tienen que encontrar la forma de mantener a salvo a los viajeros y las propias estructuras de los fenómenos naturales como el viento, las olas y las corrientes de agua de los fiordos. El gobierno de Noruega ha reservado 22.387 millones de euros para su construcción.