"Dinero o matamos a tu hijo": alerta por los secuestros virtuales en España

  • Las denuncias por estos delitos se han multiplicado por cuatro hasta julio de este año respecto a todo 2015, según fuentes del Ministerior de Interior.
  • Hay víctimas que han pagado hasta 10.000 euros.
  • "Mi padre llegó a creer que lo tenían vigilado", cuenta una víctima.
  • La Guardia Civil explica cuál es el 'modus operandi' de estos delicuentes.
La Guardia Civil localizó e imputó en 2015 a 15 personas que realizaban falsos secuestros desde Chile, cinco de ellas estaban en prisión.
La Guardia Civil localizó e imputó en 2015 a 15 personas que realizaban falsos secuestros desde Chile, cinco de ellas estaban en prisión.
ATLAS

Amenaza de asesinato, palizas, llantos... Con estas escalofriantes intimidaciones se pueden encontrar las víctimas de los secuestros virtuales, una forma de extorsión telemática que ha hecho levantar la voz de alarma a la Guardia Civil y Policía Nacional ante las numerosas denuncias: hasta julio de 2016 han aumentado un 278% con respecto a 2015.

Concretamente, según cifras del Ministerio del Interior facilitadas a 20minutos, en 2015 –año en el que comenzaron los registros de este tipo de  delitos dado su auge– hubo un total de 131 denuncias en toda España. Y tan solo en los primeros siete meses de 2016, se multiplicaron casi por cuatro, con un total de 496 denuncias registradas a nivel nacional.

A Carlos (nombre ficticio),  una llamada de teléfono le despertó a la hora de la siesta en su casa del sureste de Madrid.  Tras el rutinario "¿dígame?" vino una auténtica pesadilla para este madrileño de 75 años. Varios de sus interlocutores le aseguraron que tenían secuestrado a su hijo. Incluso creyó oír su voz pidiendo auxilio: "Ayúdame", "no me pegues". La fatal anécdota la cuenta a este medio su hijo Miguel (nombre ficticio), el supuesto secuestrado, quien prefiere no hacer revivir a su padre este experiencia "traumática".

El canje por la libertad de Miguel era dinero. "¿Cuánto tienes en casa?, ¿tienes joyas?". Ante la respuesta negativa de Carlos, los supuestos secuestradores le amenazaron con matar a su hijo si llamaba a la Policía. Le pidieron su número de móvil. El objetivo era que éste quedara inutilizado y la vez tenerlo localizado mientras iba a sacar dinero del cajero. En el camino, Carlos llegó a creer que los delicuentes lo tenían vigilado por los comentarios descriptivos que le hacían: un semáforo, un paso de peatones... Todo coincidía.

De manera astuta, Carlos se acercó al negocio familiar. Allí estaba su mujer, y por medio de señales, ella llamó al supuesto secuestrado. "¿Estás bien?". Con la respuesta afirmativa de su hijo terminó todo. Final feliz y denuncia en la comisaria.

Los que sí han pagado a estos falsos secuestradores han llegado a abonar por el ‘rescate’ hasta 10.000 euros mediante envíos de dinero y transferencias, explica Álvaro Montero, jefe del grupo de secuestro de la UCO. El alto mando policial señala que hay un número considerable de denuncias a nivel nacional, aunque el repunte mayor se suele dar en verano "cuando la gente tiene menos localizados a sus familiares".

Fuentes de la Policía Nacional aseguran que los secuestros se suelen dar por "oleadas". En las últimas semanas las autoridades han dado la voz de alarma en Cataluña, Madrid, Toledo o Málaga.La mejor arma, coinciden, es estar prevenido con información.

El 'modus operandi'

¿Cómo buscan sus víctimas?
"A través de internet, en directorios de páginas amarillas o blancas",  indica Álvaro Montero, jefe del grupo de secuestro de la UCO.  No obstante, a posteriori, pueden intentan sacar datos a la víctima por medio de ‘preguntas trampa’ para localizarlas en las redes sociales y lograr más información sobre ellas.

¿Desde dónde llaman?

Aproximadamente el 97% de las llamadas se realizan desde centro penitenciarios de Chile (prefijo 0056), en concreto desde la cárceles Colina I y Colina II, explica el mando de la Guardia Civil. De hecho, agentes del Instituto Armado realizaron 13 detenciones en 2015 en operaciones conjuntas con las autoridades chilenas (8 de ellas estaban fuera de prisión colaboraban cobrando el dinero". Pero "hay salvedades", señala Montero,  "un porcentaje mínimo, 3 o 4%, de llamadas se realizan desde España. Lo investigamos, lo localizamos y realizamos la detención".

¿Cuánto dinero piden?

"Como cuelgues la llamada matamos a tu hija". Con este tipo de frases solicitan un número de teléfono móvil a la víctima y "ya la tienen atada para que pueda ir a sacar dinero o dirigirse a una empresa de envío de divisas". Los secuestrados virtuales empiezan pidiendo un ‘rescate’ de 10.000 euros, "después con 100 les vale".

Madrid, a la cabeza

A pesar de que las víctimas se suelen dar en toda España, el alto mando de la Guardia Civil explica que la provincia de Madrid es la que registra más denuncias. Las llamadas están vinculadas a zonas pudientes para localizar a víctimas con gran "poder adquisitivo". El noroeste de la región, donde se ubican localidades como Majadahonda o Pozuelo de Alarcón, es el área donde se registran más llamadas, señala. Eso no quita que se estén produciendo secuestros virtuales en otras zonas o regiones.

Penas de cárcel

En España este tipo de extorsiones está catalogada como delito de "amenaza condicional a través de una vía telemática". Según Montero, la persona que efectúa la llamada es fácilmente identificable. Por ello recomiendan realizar la denuncia: "Estamos en contacto directo con las autoridades chilenas, es importante dar una descripción de lo que dijo, las personas que había, el tipo de ruidos...".

Decálogo: cómo actuar ante un intento de secuestro virtual

  • Precaución con las llamadas entrantes con prefijos desconocidos o numeración oculta.
  • Una vez atendida una llamada extorsiva mantener la serenidad.
  • Escuchar y dejar hablar al interlocutor, grabando la llamada si es posible.
  • No facilitar nunca datos personales, familiares, de ubicación o de contacto.
  • Intentar localizar a la supuesta víctima y/o avisar a Guardia Civil, simultáneamente.
  • Intentar realizar alguna pregunta muy personal de la víctima que le permita, en base a la contestación, concluir que es un falso secuestro.
  • No efectuar nunca por nuestra cuenta pagos monetarios o entregas de efectos de valor requeridos por el extorsionador.
  • No dudar en cortar la comunicación. Posiblemente desistirán y buscarán otra posible víctima. 
  • Escribir inmediatamente todo lo que se recuerde y denunciar siempre los hechos a la Guardia Civil.
  • Controlar los datos volcados en las redes sociales y evitar encuestas en las que se pregunte por datos personales. Estos datos pueden ser utilizados por los criminales para hacernos creer que se trata de un secuestro real.
  • Contacto Guardia Civil: 062
Mostrar comentarios

Códigos Descuento