N-111 señales
La N-111 es una de las carreteras con más siniestralidad por invasión de animales Mª JESÚS BORJABAD

La mitad de los accidentes de circulación producidos en la provincia de Soria la pasada semana fueron provocados por la invasión de animales incontrolados en las carreteras de Soria. De los seis accidentes registrados tres se corresponden a estas causas.

Es uno de los problemas que siguen soportando los conductores, sin embargo, los datos confirman que el número de accidentes ha descendido durante el pasado año y así ha ocurrido también desde enero.

Cada vez menos

En los siete primeros meses de 2007 (últimos datos hechos públicos) se han registrado 209 accidentes provocados por animales silvestres. La mayoría, por corzos. Esa especie ha sido la causante de 134 sucesos aunque los percances con jabalíes y zorros también son numerosos.

Los corzos han causado 134 accidentes este año en las carreteras de la provincia

 

El año pasado, después de cuatro, por primera vez se rompió la tendencia al aumento de la accidentalidad. Disminuyeron en un 29% con respecto al 2005, 482 siniestros frente a 675.

Curiosamente, en el 2006 los accidentes provocados por animales domésticos se incrementaron. 56 vehículos se vieron afectados por el cruce de estos animales "poco domésticos".


Medidas de todo tipo

Según el análisis realizado en una Comisión de seguridad vial por la Sudelegación del Gobierno en Soria, la disminución de la accidentalidad se ha debido, en gran medida, a la implantación del permiso de conducir por puntos; pero también se asegura que "será esencial la construcción de las autovías previstas que van protegidas por vallas" para que los animales no invadan la calzada.

"Afortunadamente, la inmensa mayoría de estos siniestros sólo llevan aparejados daños materiales . No por ello dejan de ser preocupantes, porque los animales provocan la mitad de los accidentes que soporta esta provincia" afirmó el subdelegado del Gobierno en Soria, Germán Andrés.

 

Afortunadamente la inmensa mayoría de estos siniestros sólo llevan aparejados daños materiales

El problema viene de lejos; pero fue hace 15 años cuando se convirtió en un peligro que debía ser atajado. Las medidas tomadas desde entonces han sido muchas y variadas; pero no han acabado con la accidentalidad, aunque sí la hayan reducido. En los tramos más conflictivos se ha limitado la velocidad a 80 kilómetros por hora. Se ha colocado señalización vertical y balizas fotovoltaicas que indican el peligro al conductor. Estas medidas se han unido a la limpieza forestal en los márgenes de la carretera para poder avistar con mayor tiempo de reacción a los animales.

 

Una de las iniciativas que más llamó la atención en su momento, por novedosa y curiosa, fue la ubicación de barreras de olor con el fin de ahuyentar a ciervos, jabalíes y resto de animales o pequeños espejos en los bordes de las carreteras. También se controlaron el gran número de ejemplares con planes cinegéticos.

Soria es la provincia de Castilla y León con mayor censo de corzos.

CONSULTA AQUÍ LAS NOTICIAS DE SORIA