Al menos 20 personas murieron este lunes y otras 30 resultaron heridas en un atentado suicida en la ciudad iraquí de Baquba, dirigido contra una reunión de responsables políticos, militares y religiosos chiíes y suníes.

Según fuentes policiales, un suicida penetró en la mezquita donde se celebraba y detonó una carga explosiva que llevaba adosada a la cintura. Las víctimas se habían reunido en ese lugar para romper el ayuno del mes sagrado musulmán de Ramadán, y para preparar una conferencia de reconciliación política y religiosa de la ciudad.

Entre las víctimas mortales se encuentran el jefe de la policía de Baquba, Ali Dulayan, mientras que el máximo responsable para los asuntos religiosos chiíes de Baquba, jeque Ahmed al Tamimi, resultó herido de gravedad, así como numerosos jeques tribales y oficiales del Ejército y la Policía.

La provincia es escenario de una amplia campaña de seguridad en la que participan unos 16.000 soldados iraquíes y de EE UU
Este atentado tiene lugar pocos días después de que los clanes de Diyala, al noroeste de Bagdad, formasen el Consejo de Salvación de Diyala para ayudar a las fuerzas de seguridad a luchar contra la red terrorista Al Qaeda.

Diyala, próxima a la frontera con Irán, es escenario desde julio pasado de una amplia campaña de seguridad en la que participan alrededor de 16.000 soldados norteamericanos e iraquíes.

Esa provincia se ha convertido en los últimos meses en el principal feudo de la organización radical suní "Estado Islámico de Irak", anunciado en octubre pasado como una supuesta autoridad sobre las provincias y zonas de mayoría árabe. Esa agrupación está integrada por ocho grupos armados encabezados por Al Qaeda.