Tiempo de vendimia
La uva de este año: menos cantidad y más calidad. ARCHIVO
Septiembre, es por excelencia el mes de la recogida de uva, ayer precisamente el Consello Regulador de la
Denominación de Origen Ribeiro marcaba el día oficial del comienzo de la vendimia de este año.

Esta es una tarea que da mucho trabajo y que requiere de la colaboración de mucha gente. Según palabras del director técnico del Consello Regulador, Pablo Vidal, "se ha profesionalizado y tecnificado cada vez más, pero si es verdad que aún sigue teniendo ese aspecto de fiesta donde vecinos y familiares se ayudan mutuamente". Es que en la mayoría de las bodegas de producción pequeña o de uso doméstico, aún se sigue haciendo con el sistema tradicional y mismo se llegan a pisar las uvas como aún se hacía, no hace muchos años.

Las nuevas tecnologías, han hecho que ciertas tareas que se hacen dentro de la vendimia sean más llevaderas, eso sí las uvas de momento se siguen cortando manualmente. Las labores de recogida las hacen mayoritariamente las mujeres y los hombre son los encargados de transportarlas hasta la bodega, en muchos caso debido al tipo de terreno non entran los tractores. Como dice, Pablo Vidal, es una pequeña fiesta, porque después de los labores comen todos juntos y así se van ayudando unos a otros hasta que se termine.

Para poder pagar un café necesitaba vender 3 kilos de uvas, ya que el precio es de 0'30 centimos de euro.

Este año, según apuntaba el directo técnico del Consello Regulador, la cantidad ha bajado un 30% con respecto al año pasado debido a la aparición del mildiu, consecuencia del mal tiempo y el abandono de explotaciones. Pero si destaca que por el contrario la calidad, ha aumentado considerablemente.

Esta nueva edición, de la vendimia ha venido como era de esperar cargada de polémica por precio de la uva, que desde Unións Agrarias, en boca de su secretario en la comarca Carlos Básalo, "es penoso". El pasado viernes repartían delante de la delegación de Medio Rural en Ourense, mil kilos de uvas, para reivindicar contratos homologados para aquellas uvas que no sean de casta y precios más dignos. Explicaban que un agricultor para poder pagar un café necesitaba vender 3 kilos de uvas, ya que el precio es de 0'30 centimos de euro.

Desde Medio Rural se recalcó, que se firmaron en O Ribeiro unos contratos homologados con condiciones inmejorables. Y que las uvas que no sean de casta, se pagarán a partir de 9'5º, a treinta céntimos y de ahí para arriba.

¿Condiciones injustas?

Por parte de los agricultores, lo que si se dice es que las ayudas y subvenciones solo las reciben las grandes bodegas y que ellos están totalmente desamparados.

Esperemos que este panorama mejore, y que al final de la campaña hablemos de buenos resultados y que se llegue a un acuerdo que favorezca a las distintas partes implicadas.