Sólo la catedral cuenta con 1.777 objetos de valor histórico y religioso. El Obispado de Málaga recogió ayer el trabajo de 32 especialistas durante dos años (2003-2005) gracias al que se han catalogado 1.284 bienes muebles y 17 inmuebles de la Iglesia Católica en 11 municipios de la provincia. Un profundo inventario –recoge incluso el estado de conservación de cada pieza– que se suma a los que se han venido realizando desde 1991 y que forman parte del sistema de información del patrimonio histórico de Andalucía.

En concreto, ya existen 7.691 registros malagueños y aún quedan por inscribir entre 2.000 y 2.400 bienes muebles de unos 80 municipios. Algunas de estas joyas se encuentran en conventos y no están expuestas al público. Otras, como el coro de la Catedral de Málaga, el de Santa María la Mayor (Ronda) o la Colegiata de Antequera son más célebres. Y también se han redescubierto algunas de valor internacional en los conventos de Las Clarisas y Las Carmelitas de Vélez.