Ganar tiempo es la estrategia de la Consejería de Obras Públicas de la Junta mientras sigue dilatando la aprobación de los seis proyectos constructivos de la línea 1 del Metro (Malagueta-Teatinos), enquistados porque con los cambios introducidos en el trazado y los métodos constructivos, la concesionaria ha elevado la factura inicial a casi el doble (hasta unos 800 millones de euros).

Ayer, la consejera, Concepción Gutiérrez, anunció que no se aprobará nada hasta que la concesionaria consensúe con el Ayuntamiento el plan de tráfico y sus desvíos. Aún así, fijó el inicio de la obra en Teatinos a final de este año o el que viene.

Según Gutiérrez , los permisos municipales para abrir tajos en Carretera de Cádiz ha retrasado un año la ejecución. Para el consenso, ayer se reunió con el alcalde, Francisco de la Torre, quien prometió «comprensión» y preguntó qué ocurre con la línea 1 (él paga?1,5 millones al año).