El plan policial contra el consumo de drogas en centros escolares comienza a dar sus frutos. Desde que se puso en marcha, en noviembre de 2006, se han detenido en Aragón a 83 traficantes de droga y se han desactivado diez puntos de venta que se ubicaban en el entorno de colegios y zonas de ocio juvenil.

En casi un año, se han abierto 2.851 actas por tenencia y consumo de drogas, según los datos que facilitó ayer el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho.

Las diferentes actuaciones policiales han permitido intervenir 8,4 kilos de hachís, casi 2 de cocaína, 3 de marihuana, 6.107 pastillas de éxtasis, 248 gramos de heroína y casi 15 kilos de speed. Sin embargo, los responsables del plan estiman que aún hay que mejorar mucho.

«Estos planes son insuficientes si no cuentan con una vertiente pedagógica, por su importante labor preventiva», explicó ayer Camacho. El secreatrio de Estado de Seguridad también se refirió al acoso escolar y explicó que requiere una respuesta «rápida y eficaz».

2.300 detenidos en España

En toda España, la puesta en marcha del plan especial de vigilancia en el entorno de los colegios y zonas de ocio juvenil ha permitido detener a casi 2.300 traficantes y desactivar 811 puntos de venta.

En total, se han puesto 4.268 denuncias a locales de ocio. La Policía se ha incautado de 307 kilos de hachís, 38,6 de cocaína, 145 de mariuhana, 22.898 pastillas de éxtasis, 5.876 unidades de psicofármacos, 3,6 kilos de heroína y 17,3 de speed.