El terrorismo yihadista del Estado Islámico (EI) volvió a golpear este martes Francia, doce días después de la masacre de Niza, con el asesinato de un octogenario sacerdote en una iglesia de Normandía (noroeste) en la que dos hombres habían tomado cinco rehenes.

Poco antes de las 09.45 hora local (07.45 GMT), dos individuos armados con cuchillos irrumpieron en la iglesia Saint-Etienne-du-Rouvray (Normandía, Francia), en la periferia de Ruán, cuando se celebraba misa y se cerraron en ella con cinco rehenes: el cura, dos monjas y dos fieles.

Una tercera religiosa, la hermana Danielle, logró huir del templo sin que los terroristas se percatasen.

Alrededor de una hora después del inicio del secuestro, los dos autores salieron de la iglesia por razones que todavía se desconocen y fueron abatidos por disparos de la Brigada de Investigación e Intervención (BRI) de la Policía, por temor a que pudieran haber preparado explosivos.

Los hombres gritaron "Alahu akbar" ("Dios es el más grande") al salir del templo, relató el fiscal François Molins.

Molins, que como responsable de la Fiscalía de París -la única de Francia con competencias en materia terrorista- dirige la investigación, señaló que esa acción ha sido reivindicada por la organización yihadista Estado Islámico (EI).

La religiosa que consiguió huir explicó a la emisora de radio RMC cómo los criminales ordenaron a los presentes agruparse en torno al altar, sin atender a sus súplicas.

Arrodillado y degollado en el altar

Los dos hombres forzaron al sacerdote, Jacques Hamel, de 84 años y auxiliar de la parroquia, a arrodillarse, y cuando este intentó defenderse "allí comenzó el drama", relató la monja.

Se grabaron en vídeo. Dieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso

"Se grabaron en vídeo. Dieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso", dijo Danielle, quien pudo huir en el momento en que los hombres atacaban al sacerdote, tras lo cual alertó en el exterior a una persona que circulaba en coche.

Otro de los fieles presentes resultó herido de gravedad y se halla "entre la vida y la muerte", según las autoridades.

Se trata de la primera vez que un sacerdote es asesinado en Francia por terroristas, aunque en los últimos años se han frustrado varios planes de ataques sobre iglesias.

Encarcelado por intentar unirse a EI

Molins dijo en una comparecencia ante la prensa que se ha identificado a uno de los dos terroristas como Adel Kermiche, un joven de 19 años originario del mismo departamento donde se produjo el atentado, que estaba en libertad bajo control judicial después de haber sido imputado en dos ocasiones en 2015 por intentar ir a Siria para integrarse en grupos yihadistas.

Kermiche estuvo encarcelado tras su segunda tentativa, cuando fue detenido en Turquía en mayo del pasado año y devuelto a Francia, pero hace unos meses un juez decidió que podía salir en libertad bajo control judicial con una pulsera electrónica para supervisar sus movimientos.

En concreto, no podía viajar fuera de su departamento de Sena Marítima con capital en Ruán, sólo podía salir de la casa de sus padres por las mañanas de lunes a viernes y por las tardes los fines de semana y tenía que fichar en comisaría todas las semanas.

Un menor de 17 años originario de Argelia, hermano de un hombre que se cree que está en Siria o Irak en las filas del Estado Islámico, ha sido detenido por su presunta vinculación con los dos terroristas.

La amenaza terrorista sigue siendo "muy elevada"

En un desplazamiento a la localidad, muy próxima a su ciudad natal, Ruán, el presidente francés, François Hollande, lamentó el "cobarde asesinato" de Hamel, perpetrado por "dos terroristas que reivindicaron ser del EI".

Hollande recordó que la amenaza "sigue siendo muy elevada", porque su país está ante una organización que le ha declarado una "guerra que hay que librar por todos los medios, pero respetando las leyes".

"Lo que quieren hacer estos terroristas es dividirnos", dijo, antes de recordar que, junto a Francia, países como Alemania u otros también están amenazados.

El presidente se reunió con su primer ministro, Manuel Valls, y sus titulares de Justicia e Interior en el Palacio del Elíseo a su vuelta a París y mañana por la mañana volverá a hacerlo en un Consejo restringido de Defensa, tras recibir a los representantes de las grandes religiones de Francia.

Hollande habló con el papa Francisco para expresarle "el dolor del pueblo francés" por el asesinato del sacerdote y le aseguró que "se hará todo por proteger las iglesias y lugares de culto" en el país.